Un joven de 22 años irá a la Justicia por una broma de mal gusto a bordo de un avión que estaba a punto de despegar en el aeropuerto internacional de Puerto Iguazú, en Misiones.
El vuelo de Aerolíneas Argentinas estaba casi listo para partir hacia Buenos Aires, pero un pasajero de 22 años se mostró atemorizado por un presunto objeto extraño que detectó dentro de la aeronave. El susto de los pasajeros fue inmediato.
Ante un aviso de tal gravedad se activó el protocolo correspondiente para esos casos y debió evacuarse no sólo al avión sino también a todo el aeropuerto de Iguazú para una inspección a fondo. La Policía de Seguridad Aeroporturia y autoridades del aeropuerto quedaron afectados al comité de crisis generado por el bromista.
En consecuencia, el vuelo que debía partir a las 22:15 del viernes fue suspendido mientras se avanzaba con los operativos de seguridad. La broma de mal gusto hizo esperar a los pasajeros hasta la 1.40 del sábado, cuando los especialistas finalmente confirmaron que había sido una falsa alarma.
Ahora, el joven bromista deberá afrontar una causa en la Justicia por ”intimidación pública”. El caso quedó a cargo del juzgado Federal de Eldorado, a cargo del doctor Miguel Ángel Guerreo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here