En Mendoza, aumentaron las consultas por alergias

Mendoza sobresale por tener otoños secos pero este 2016 las cosas fueron diferentes. De hecho abril no fue un mes fácil para los mendocinos ya que, sólo en Ciudad el promedio de precipitaciones fue alto. Según el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) cayeron 33,7 milímetros, mientras que el promedio para un abril cualquiera es de 16,8. Es decir que llovió casi el doble.
“Esto sin dudas es lo que conllevó a que las consultas sobre alergias se hayan anticipado y haya aumentado el número de pacientes con la enfermedad”, explicó en diálogo con El Sol, María Inés Molina (Mat. 3146), especialista en alergias. “Los cambios de temperatura, en los que pasamos de tener mucho frío a un Zonda en pleno agosto, sumado a las lluvias, ha hecho que la floración se anticipara y, con ella, las consultas de los pacientes”, agregó.
Las primeras consultas dan cuenta de diferentes tipos de alergias como conjuntivitis, rinitis, rinoconjuntivitis; contrariamente a lo ocurrido durante esta época, lo que ha mermado mucho son las enfermedades virósicas y las neumopatías que complicaban mucho a los asmáticos.
“Realmente estamos sorprendidos por las consultas anticipadas y la cantidad de nuevos pacientes con este tipo de enfermedades. Ahora el número se incremeta por la sequía propia de la provincia, de modo que los que ya tienen estas patologías comienzan a padecerla con mayor intensidad”, dijo la especialista.
Una alergia es una reacción de su sistema inmunitario hacia algo que no molesta a la mayoría de las personas. Son muy comunes y en ellas desempeñan un papel tanto los genes como el medio ambiente.
“La polinización es uno de los factores que genera mayor tipo de alergia en las personas. Los pólenes alergénicos varían según la vegetación y el clima. En general los pólenes de los árboles son los predominantes durante el invierno y principios de la primavera”, dijo Molina.
El polen está formado por las células masculinas del aparato reproductor de las plantas con flor. Son partículas de tamaño microscópico.

“Las plantaciones que más afectan son las moreras (macho, hembra y la híbrida), los carolinos (mal llamados plátanos) , el paraiso, por mencionar algunas especies. Cada una de éstas tiene un período de polinización que no varía de un año a otro. Sin embargo, las condiciones meteorológicas pueden afectar la cantidad de polen en el aire en un momento dado”, sentenció Molina.
Respecto a la polinización de los árboles y su relación con las alergias, la ingeniera agrónoma Claudia Martínez, del Instituto de Ambiente, Hábitat y Energía del Conicet, aseguró: “De acuerdo a diversos estudios científicos, los plátanos no son tan perjudiciales como muchos lo consideran en comparación con los beneficios que aportan y los numerosos servicios ambientales que prestan (sombra intensa, rápido crecimiento, resisten contaminación ambiental, capacidad de cicatrización de cortes y heridas y, además, tienen una longevidad estimada en 200 años)”.
En paralelo, el ingeniero agrónomo Ernesto Escribano, jefe de arbolado de Capital, sostuvo: “El plátano no es el principal alergógeno sino que se ubica en quinto lugar, previo a él está el polen de la vid, del cesped, del olivo y otros. Los plátanos son árboles fabulosos y en Mendoza funcionan perfectamente”.
“Los árboles en alineación de calles superan el millón de ejemplares en toda la provincia, mientras que el Área Metropolitana concentra alrededor de 700.000 ejemplares, de los cuales 49.297 se encuentran en Ciudad, de ellos, el 40% son moreras y existe un 15% de plátanos”, refirió Martínez.
Está claro que los árboles forman parte esencial de la vida humana, tiene beneficios y desventajas pero también está claro que todo el bosque implantado en los municipios ha sido declarado por la ley 7874 como bosque permanente de la provinica, por lo que no puede ser talado.
LEÉR MÁS  Precios de Cabify vs. taxi, ¿cuál es más barato en Mendoza?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here