Una discusión con su mujer terminó con su estadía en la clandestinidad y volverá a la penitenciaría durante este jueves para terminar de cumplir su condena.
Rafael Alejandro Cosimano Angelini tiene una sentencia de 4 años y tres meses de prisión por portación ilegal de arma de guerra. Recibió el beneficio de la prisión domiciliaria monitoreada con pulsera electrónica pero no aguantó estar en su casa de la manzana E casa 15 del barrio Álvarez Condarco y destruyó el aparato para darse a la fuga, el 26 de diciembre del año pasado.
El miércoles por la noche, minutos antes de las 21, efectivos de la División de Búsqueda de Prófugos lo atraparon mientras peleaba verbalmente con su mujer sobre calle continuación Los Pinos, en un descampado ubicado entre los barrios Álvarez Condarco y Belgrano de Las Heras.
Desde hacía varios meses que los efectivos venían siguiendo a Cosimano, nacido el 16 de setiembre de 1982. Las tareas de inteligencia dieron sus frutos cuando se enteraron que iba a juntarse con su pareja, identificada como Romina Benegas, en un descampado ubicado cerca de la propiedad de donde se escapó.
A la hora citada, Cosimano se encontró con la mujer y comenzó a discutir. En ese momento aparecieron los policías y dieron la voz de alto. El condenado no ofreció resistencia y se entregó.
Lo derivaron a la Comisaría 36ª y este jueves, por orden del titular del Primer Juzgado de Ejecución Penal, Sebastián Sarmiento, se llevado a la cárcel de Boulogne Sur Mer.
LEÉR MÁS  Francisco ya está en Perú y mañana se encuentra con los pueblos de la Amazonía

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here