Un usuario de Claro compró un celular sumergible pero el aparato dejó de funcionar luego de ser introducido bajo el agua. Demandó a la empresa y la Primera Cámara Civil falló a su favor.

Un mendocino demandó a la empresa Claro luego de que un Smartphone sumergible dejara de funcionar. El teléfono en cuestión es un Sony modelo Xperia Z1 y en las publicidades se promocionaba como teléfono sumergible hasta un metro y medio de profundidad.

Hugo Vegas compró el equipo a través de una conversación telefónica con un operador de Claro. El smartphone era resistente al agua y al polvo, pero justamente no funcionó más luego de que Vegas lo sumergiera en el agua.

El usuario decidió demandar a la empresa y salió favorecido por el fallo de la Primera Cámara Civil, que determinó que Claro debe indemnizar al damnificado. La decisión judicial obligó a la empresa a pagar $31.316 más intereses a Hugo Vegas.

El monto surge a partir de $10.000 por daño moral, otros $10.000 por daño punitivo y $11.316 por daño material, además de pagar los honorarios de los abogados.

La escribana Ana Linares se encargó del proceso administrativo que terminó favoreciendo a Hugo Vegas, dos meses después de comprar el teléfono Sony Xperia Z1 sumergible.

“No dejes de hacer fotos bajo el agua. Con el XP Z1 resistente al agua puedes hacer fotos mientras te bañas en agua dulce durante un máximo de 30 minutos. Incluso puedes sumergirlo hasta un metro y medio de profundidad”, señala la publicidad del aparato.

Además en otra imagen publicitaria se puede observar una imagen del teléfono móvil bajo el agua.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here