El establecimiento depurador El Paramillo, donde se procesan parte de los líquidos cloacales del Gran Mendoza, colapsó y uno de los taludes tiene una grieta de más de 700 metros. Ante el riesgo ambiental que eso genera, el gobernador Francisco Pérez decretó la emergencia sanitaria y operativa para intentar amenguar las consecuencias. Esta planta cloacal, cercana a Costa de Araujo, colapsó a partir de las intensas lluvias de febrero, debido a la gran cantidad de desagües clandestinos conectados a la red.

Aunque se realizaron trabajos para contener el problema, aún hay riesgo. “No obstante las operaciones contingentes y preventivas han permitido controlar parte de los efectos adversos…el establecimiento permanece aún en estado crítico, poniendo en peligro no sólo el sistema e instalaciones de tratamiento sino también las propiedades, bienes personales y principalmente a las personas ubicadas aguas abajo de las lagunas de tratamiento”, dice la declaración de emergencia firmada por el Gobernador. Incluso allí aseguran que la situación pude empeorar “pudiendo desatar todo ello el colapso generalizado del sistema de tratamiento de líquidos cloacales de la planta depuradora, con la imposición de un alto riesgo ambiental, sanitario y de vidas de la zona de influencia”.

LEÉR MÁS  La carta viral del padre de uno de los tripulantes del submarino desaparecido

 “Desde febrero estamos trabajando para contener el talud en riesgo”, señaló Pablo Gudiño, gerente de Operaciones de AySAM, aunque aseguró que la situación está controlada. “Hemos realizado acciones que permitieron contener los líquidos y llevarlo a niveles normales”, dijo. En diálogo con Vox Populi, Gudiño explicó que para disminuir la cantidad de líquidos cloacales de la laguna se ensanchó un canal de fuga y se trabajó con Irrigación para que los regantes utilizaran más de este recurso para riego, ya que después de un tratamiento específico, estos líquidos pueden ser aprovechados para la agricultura.

Por otra parte, desde la empresa encargada del establecimiento señalaron que trabajan junto con la Dirección de Hidráulica, con el Ministerio de Infraestructura y con Vialidad Provincial para reparar el talud que presenta una importante grieta. Para lograrlo, desde AySAM explicaron que tuvieron que eliminar vegetación de la zona y que para poder entrar a la laguna a realizar los últimos trabajos habrá que esperar “una o dos semanas más”. Por su parte, Francisco Pérez ordenó realizar las acciones y obras necesarias para minimizar los riesgos sanitarios y ambientales, incluyendo la reparación “en forma inmediata” de los taludes. La planta ya estaba en una situación de colapso y la situación fue parte de los argumentos por los cuales se le quitó la concesión a OSM.

LEÉR MÁS  Apuestan al mejor clima para intensificar los rastrillajes del submarino

Para que no se repita esta situación de colapso, el Gobierno busca expropiar los terrenos lindantes a El Paramillo para poder utilizarlos de “desagüe” en caso de que se repita un panorama similar. Para ello, Pérez dispuso en su decreto “declarar la utilidad pública de los terrenos expropiables señalados y que se envíe a la Legislatura Provincial un proyecto de ley que, ante el riesgo concreto de peligro a la salud y los bienes, dicte la norma que prevé el sistema constitucional”. Por su parte, Gudiño explicó: “Sería la solución definitiva para que la población no esté preocupada ante los temporales”.

LEÉR MÁS  Apuestan al mejor clima para intensificar los rastrillajes del submarino

En tanto, el intendente de Lavalle, Roberto Righi (PJ), reiteró que distintos organismos del Estado trabajan en la zona para prevenir que se repita un panorama similar ante un nuevo temporal. Asimismo, destacó que las personas que viven en los alrededores del establecimiento no se vieron afectadas. “Más allá de que la planta quedó al límite, no pasó nada. No hubo consecuencias. Ahora se está trabajando en la limpieza de canales, pero no hubo novedades que lamentar”, manifestó.

El Paramillo es uno de los establecimientos depuradores que tratan deshechos cloacales de Lavalle y de algunos departamentos del Gran Mendoza: Las Heras, Capital, Guaymallén y Godoy Cruz. Los líquidos son tratados en la planta y se utilizan posteriormente para riego en áreas de cultivos restringidos (ACRE) que se encuentran en la zona.

Fuente: Santiago Montiveros / Vox Populi

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here