Sabemos que mezclar tetas con sopas no suele provocar buenos resultados, pero creednos, no nos queda más remedio. Sobre todo después de leer la original anotación que publica Albert Medrán en su blog bajo el título de ”El punto G” y que no habla precisamente de sexo.

Ironiza Medrán sobre el punto G de la política, que ”es aquel que nos excita para votar, que nos empuja a las urnas, que despierta nuestro interés por lo que dicen los candidatos y que nos lleva a un mitín o nos sumerge en una charla acalorada”.

LEÉR MÁS  Se incrementan los radares viales en distintas zonas

 

Por eso, con este poder para alterar las emociones, es lógico pensar que este punto G político se encuentre algo más arriba de nuestras partes íntimas, en concreto en el sistema límbico, a la altura de la amígdala cerebral.

Así que no se extrañe nadie si determinadas actuaciones de nuestros políticos provocan éxtasis neuronales en la población, aunque visto lo visto, a muchos le entrarán ganas de hacerse asexual y dedicarse a controlar la música con los ojos, que por lo menos es más divertido.

LEÉR MÁS  El viernes 27 cobran los salarios los empleados estatales

fuente: ABC.es

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here