El sondeo se realizó entre más de 34.000 personas de 15 países diferentes. Fue dirigido por la psicóloga clínica Kate Scott de la Universidad de Otago de Nueva Zelanda, y está basado en los estudios de la sección de Salud Mental Mundial de la Organización Mundial de la Salud.

 

Poner fin al matrimonio bien por separación, divorcio o muerte está relacionado con un incremento del riesgo de trastornos mentales, con las mujeres siendo más propensas a recurrir al abuso de sustancias y los hombres más proclives a acabar deprimidos, según una de las devela del estudio.

 

”Lo que hace esta investigación única y más sólida es la muestra tan grande y de tantos países y el hecho de que tenemos datos no solo de la depresión… sino también de la ansiedad y de los trastornos por consumo de sustancias”, dijo Scott en un comunicado. ”Además, pudimos observar lo que sucede en cuanto a salud mental en el matrimonio, comparando tanto las relaciones que no acaban en boda, como el final de un matrimonio”.

 

Scott dijo que el estudio encontró que el matrimonio, comparada con la opción de no casarse, era bueno para la salud mental de ambos sexos, no sólo mujeres, tal y como habían concluido estudios anteriores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here