A partir de las 0 del martes 9 de junio, el sindicalismo opositor, agrupado en la CGT Azopardo, la CGT Azul y Blanca y la CTA disidente, realizará un paro general de actividades.

El frente logró el apoyo de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) que nuclea a los gremios vinculados con el transporte público, con lo cual se espera que la medida tenga un alto impacto.

En Mendoza, Rodolfo Calcagni, secretario general del Sindicato de Personal de Micros y Ómnibus de Mendoza (Sipemom) confirmó la adhesión de los colectiveros mendocinos a la medida.

Los sindicatos opositores reclaman, entre otras cuestiones, paritarias libres, ya que la CGT oficial avaló un aumento del 27% en gremios clave como quería el Gobierno, y la suba del mínimo no imponible de Ganancias.

En tanto, desde sectores de izquierda anunciaron que realizarán piquetes, cortes y concentraciones en todo el país -en Mendoza se reunirán a partir de las 9 en San Martín y Garibaldi-, ya que a lo solicitado por los gremios, le suman un pedido para la equiparación del salario mínimo a la canasta familiar, la anulación de Ganancias sobre los salarios de convenio, la ocupación de toda fábrica que cierre y la prohibición de despidos y suspensiones, el pase a planta permanente de precarizados y el 82% móvil para los jubilados.

Fuente: Unidiversidad.com.ar

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here