Si hace unos días hablábamos de las madres por encargo , hoy el tema vuelve a ser noticia. Kristine Casey, estadounidense, se ofreció a ser la portadora del bebé  de su hija, Sara Connell, después de que ésta hubiera intentado sin éxito quedarse embarazada y llegar a término durante los últimos años.

Sara y su marido, Bill, son los padres biológicos del niños, Finnean Lee, que nació gracias a tratamientos de fecundación artificial y a que su abuela fue la que completó su gestación.

Sara Connell, después de varios años sometiéndose a tratamientos de fertilidad, consiguió quedarse embarazada en 2004, pero tuvo unos gemelos que nacieron sin vida, y después tuvo un aborto.

El milagro llegó mientras sujetaba la mano de su madre en el paritorio y Kristine daba a luz a su propio nieto, que nació sin mayores complicaciones que una cesárea.

La doctora Susan Gerber, obstetra del hospital de Chicago en el que nació Finnean, describió el nacimiento como un momento cargadísimo de emociones muy profundas.

La verdad es que yo siempre he dicho que las madres están ahí para lo que las necesitas… Pero nunca se me había ocurrido que llegaran a estar hasta estos extremos. Seguro que después de las malas experiencias que pasó Sara con sus embarazos frustrados, ya no considerará que su madre la dio a luz, sino que le ha devuelto la vida.

fuente: yahoo.com.ar

¿Qué opinas de la noticia?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here