Carlos Torres, el fiscal responsable del caso de la muerte de Alan Villouta, el joven atropellado por el empresario Alejandro Verdenelli, dialogó con Te Digo Lo Que Pienso -que se emite de lunes a viernes de 6:50 a 9:00 en Radio La Red Mendoza 94.1- y habló acerca de los pormenores legales del caso, y el criticado beneficio de la prisión domiciliaria otorgada a Verdenelli.

Según explicó el fiscal, “cuando uno toma una decisión, generalmente deja insatisfecho a una de las partes. En este caso lo que he resulto, es que la persona que se encuentra acusada de este hecho delictivo permanezca, hasta tanto su situación procesal sea analizada por el juez de garantías, que va a ocurrir dentro de un rato, con prisión domiciliaria”.

“La ley me obliga a tratar de utilizar todos aquellos institutos de derecho procesal que no sean específicamente la prisión de la persona. Se hicieron las pericias psiquiátricas y psicológicas, se analizó el domicilio donde esta persona podía cumplir la prisión domiciliaria, los médicos estudiaron a las personas que podían hacerse cargo de controlar que el imputado cumpliera con las reglas que se le imponían al momento de darle la domiciliaria, todos fueron resultados positivos. Frente a ese escenario yo no puedo resolver en contra”, se explayó Torres.

Sobre esto, el fiscal agregó “el argumento y el fundamento los podemos encontrar en la mayoría de los fallos que está dictando la Corte Suprema de Justicia de la Nación y es la que está resolviendo todos estos planteos o situaciones procesales conforme a lo que mandan las normativas internacionales, es decir, hay resoluciones y son las que obligan a las personas que se encuentran sujetas a procesos y no están condenadas con sentencia firme, que el uso de la prisión preventiva debe ir restringiéndose. Frente a casos que son bastante discutibles desde el encuadre jurídico, y si se dan las circunstancias de que no existe un riesgo para los fines del proceso, es decir, que la persona no se va a dar a la fuga, y no va a entorpecer la investigación”, se otorga el beneficio de la prisión domiciliaria.

“Con posterioridad a la investigación se recabaron todas las pruebas que podrían obstruirse a su producción. En este escenario yo no tengo más que una presunción de fuga, que se ve neutralizada por los reportes de los médicos. Él se puso a disposición de la justicia, fuera de término. No sabemos si volvió al lugar del accidente. No lo puedo afirmar”, insistió Torres.

El fiscal sí confirmó que Verdenelli conducía solo al momento de atropellar a Alan Villouta, que estuvo cenando con una persona en el restaurante “La Marchigiana”, donde bebió vino y fernet, aunque no se pudo establecer el nivel de alcohol que tenía en la sangre. Además, se estima que el empresario se fue del restaurante aproximadamente a la 1:30, por lo que hay 40 minutos de tiempo entre su salida del local y accidente.

Sobre el video que comenzó a circular, en el que se a Verdenelli caminando en zigzag al llegar a su casa luego del accidente, en un aparente estado de ebriedad, el fiscal comentó que “los videos son una prueba objetiva, la interpretación de cada video depende de quien la haga. Nosotros dejamos plantado lo objetivo, que es lo que está dentro del expediente. No se pudo determinar la velocidad de Verdenelli al momento del impacto”, agregó Torres.

Sobre la fianza de un millón y medio de pesos que se le fijó al empresario, el fiscal explicó que “cuando fijamos una caución, fijamos un monto por el cual la persona va a responder en el caso de no presentarse o intentar la fuga. Acá no se fija una caución que sea representativa del valor vida, eso es otro ámbito del derecho, sea de la justicia civil o penal, en el caso de que los papás o familiares de Villouta se constituyeran como actor civil y reclamaran los daños y prejuicios. El monto que nosotros fijamos es un monto para asegurar que la persona no se va a dar a al fuga o ausentar del proceso.”

Finalmente, Torres explicó que “hoy por hoy, lo que desde la fiscalía buscamos es que se haga justicia, nada más. Que se junten los elementos de prueba, se pueda reducir la causa a juicio, y sea un tribunal independiente y que fije la pena”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here