El ex soldado israelí empaló con hierros a su madre y a su tía

Mendoza. Dos mujeres israelitas, turistas, son buscadas como desaparecidas. Pirhya Sarusi, de 63, y Lily Pereg, de 54, estaban vacacionando en Mendoza.

Eso surge de las necropsias que le realizaron a Lily Pereg y a Pyria Sarusi, tía y madres, respectivamente de Nicolás Gil Pereg, ahora detenido de ambas turistas israelíes. Los estudios confirman la saña con las que actuó el asesino.

Las necropsias realizadas a Lily Pereg (54) y Pyrhia Sarusi (63), arrojaron datos escalofriantes y macabros de parte del asesino. Todavía no se ha podido determinar cuál cuerpo pertenece a Lily y cual a Pirhya. Pero lo que quedó confirmado es que el asesino le atravesó a ambas, luego de muertas -post mortem- un hierro vaginalmente y analmente, y a una de las dos el hierro le atravesó la cabeza.

La fiscal del caso Claudia Ríos confirmó este dato espeluznante. “De las dos mujeres una es más alta y la otra es más baja; si bien yo puedo inferir quién es una y quién es otra, atento al estado de descomposición prefiero esperar los estudios de ADN”, comenzó diciendo Ríos.
Después ahondó en los detalles dignos de una película de terror. “La causa de muerte de la más baja es por tres disparos de armas de fuego en la parte del tórax, que le atravesó el pulmón. Después eso le introduce un hierro de 8 milímetros, de esos que se usan para la construcción, se lo introduce por el ano y termina saliendo, oblicuamente, y le sale por la espalda y el vaginal -siempre a la mujer más baja- se lo entierra y le sale por el pecho y luego le atraviesa la cabeza de un lateral a otro. Esto es post mortem”, sostuvo.

Luego la funcionaria de la justicia dio detalles de cómo fue la muerte de la más alta. “La más alta tiene muchas lesiones de signo de defensa de arrastre de lucha, de mucha lucha; en la cadera y en los miembros superiores, pero ese tipo de lesiones no le ocasionaron la muerte. Tenemos que hacer estudios anátomos patológicos. Pero las lesiones de esta lucha no provocaron la muerte. Cuando muere le hace lo mismo que a la otra; le introduce el hierro pero con la diferencia que el vaginal y anal se los ingresa pero sin orificio de salida”, explicó.
Este ensañamiento de parte del asesino sobre las israelíes no agrava la carátula de homicidio agravado por el vínculo, ya que lo hizo luego de muertas pero confirma la saña.
La fiscal también confirmó que aún no le comunicó a Nicolás Gil Pereg que los cuerpos fueron hallados en su domicilio de la calle Roca de Buena Nueva.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here