En noviembre pasado, el arzobispo de San Juan, Monseñor Alfonso Delgado, ordenó una auditoría por presuntas irregularidades en el manejo de los fondos de la Iglesia local. En febrero de este año, presentó una denuncia contra el ex contador del arzobispado Juan Brozina y el ex tesorero Darío Tapia por el desvío de 700 mil pesos de la Iglesia hacia sus propias cuentas personales. Pero el escándalo dio un giro inesperado cuando, tras haber declarado, el primero de los acusados acusó a quien lo había denunciado.

Luego de haber sido indagado por el juez Benedicto Correa, Brozina, quien ocupó su cargo hasta noviembre pasado, hizo pública su versión de los hechos. En un extenso reportaje que concedió a Diario de Cuyo, explicó que efectivamente se hacían transferencias a su cuenta bancaria porque así lo disponían sus ”superiores”, pero aclaró que el monto no se lo quedaba para sí, sino que era destinado ”a pagos que realizaba el Arzobispado, encubiertos, que eran impropios a la Curia y que no se podían justificar”. Según explicó, para la maniobra utilizaba su propia cuenta porque ”se debía mantener confidencial”. ”Se pagaban gastos que no se podían blanquear y nadie tenía que saber”, dijo.

LEÉR MÁS  Recomendaciones en caso de lluvias y tormentas fuertes

Aunque sin dar mayores detalles del destino de los fondos, explicó en qué consistía el circuito. ”La plata estaba en la cuenta del Arzobispado, de ahí hacíamos una transferencia bancaria a mi cuenta sueldo y yo retiraba ese dinero”. Luego entregaba los billetes al obispo ”en mano”, ya que, según precisó Brozina, no disponía de una cuenta bancaria.

Asimismo, dijo que estos gastos, que calificó de ”impropios”, ”generarían un escándalo si se supiera para qué son”. ”Eran para sacerdotes o laicos que si se sabía qué se pagaba con eso, generaría un escándalo. También era para distintos tipos de gastos que no quería que fueran en la contabilidad o para comprar votos en distintos organismos, ya sea Consejo Presbiteral, Decanato…”, denunció.

LEÉR MÁS  Encontraron a un joven docente muerto en un departamento del centro

”El obispo les daba ayuda a sacerdotes para tener apoyo en las decisiones. No sé si ‘comprar’ votos es la palabra, pero sí para tener apoyo en decisiones que él necesitaba”, agregó el imputado.

Este domingo, previo a la celebración de la misa de Domingo de Ramos, el Arzobispo respondió a las acusaciones que recibió. ”Cuando no se puede enfrentar la verdad, cuando no se tiene las cosas muy limpias, el recurso es mentir, es inventar”, declaró. Y apuntó contra el ex contador, al tiempo que adelantó que sumará sus ”calumnias” a la causa: ”Brozina da manotazos de ahogado, miente e inventó una gran novela. No tengo nada que ocultar y todas las acusaciones tienen que ser probadas ante la Justicia”.

Además, el Arzobispado de San Juan de Cuyo emitió a principios de mes un comunicado que informa que ”en el marco de una auditoria administrativa e informática del Arzobispado se detectaron posibles irregularidades en el desempeño de dos empleados administrativos” y que, en consecuencia, ”el Arzobispado elevó la denuncia a la Justicia, de acuerdo a los procedimientos que corresponde para estos casos”. Del mismo modo, sostuvieron que el presunto perjuicio ”no ha afectado al normal funcionamiento del Arzobispado ni al destino de los fondos de las colectas de la Iglesia que se canalizan a través del Arzobispado”.

LEÉR MÁS  ¿Vas a Chile? Cuáles son los requisitos para viajar sin problemas

Los delitos que se investigan son estafa, defraudación y administración fraudulenta y no se conoce, por el momento el monto exacto que habría sido malversado, pero se estima que rondaría los 700 mil pesos, y se cree que serían provenientes de lo recaudado en la colecta. Próximamente, la investigación contable sobre los dos acusados podría extenderse a los últimos seis años, para evaluar su desempeño previo a la auditoría realizada en noviembre.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here