Un estudio reciente de la Universidad Brigham Young reveló un truco para perder peso realmente muy simple: bajar el volumen del ambiente y escucharse a uno mismo comiendo.

Los resultados de la investigación señalan que una persona puede llegar a comer mucho menos si es más consciente del ruido que hacen los alimentos al masticarlos, un concepto que llaman ‘el efecto crujiente’.

”Escucharse a uno mismo ‘crujiendo’ parecerá extraño al principio, porque la mayoría de nosotros no le prestamos mucha atención a los sonidos de la boca. El ruido es una señal sensorial que se tiende a pasar por alto cuando estamos comiendo”, aseguraron los autores del estudio que fue publicado en la revista Food Quality and Preference.

LEÉR MÁS  Recomendaciones en caso de lluvias y tormentas fuertes

Según Ryan Elder, profesor de la Universidad Brigham Young, el sonido se conoce como ”el olvidado sentido de la comida”.

El sonido de la comida es la clave para tomar conciencia de los alimentos que se ingieren

Para avalar aún más la teoría sobre el potencial impacto crujiente en los hábitos alimenticios, Elder, junto con su colega Gina Mohr, profesora de la Universidad del Estado de Colorado, llevaron a cabo una serie de experimentos.

LEÉR MÁS  Quisieron hacer un asado y prendieron fuego la casa

En un ensayo, un grupo de participantes usaron auriculares con música alta mientras que comían unos snack de pretzels -bollos de pan con forma de lazos-. Otros, usaron los auriculares pero con música baja y tranquila.

El resultado: la música más fuerte disfrazó los sonidos durante la masticación y la gente del primer grupo comió más pretzels en promedio. En otro experimento, los investigadores encontraron que cuando los participantes simplemente se imaginaron los ruidos al masticar, consumieron menos.

LEÉR MÁS  ¿Vas a Chile? Cuáles son los requisitos para viajar sin problemas

Los expertos vincularon el ‘efecto saciante’ del crunch o mordisco con el mindfulness o la atención plena, una técnica de meditación que consiste en concentrarse solo y exclusivamente en el momento presente.

”En el transcurso de una semana, mes o año, estos pequeños hábitos van a sumar notablemente”, concluyó Elder.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here