El país, y especialmente Rosario, se conmovieron hoy por el trágico final de los argentinos muertos en el ataque de ayer en Nueva York, cinco rosarinos de un grupo de ocho que habían viajado a Estados Unidos a celebrar 30 años de egresados con dos ex compañeros que viven allí, uno de los cuales resultó herido. Ariel Erlij, Hernán Diego Mendoza, Diego Enrique Angelini, Hernán Ferruchi y Alejandro Damián Pagnucco paseaban ayer en bicicletas alquiladas por el sur de Manhattan con el resto de sus amigos argentinos cuando un hombre los atropelló con una camioneta, provocando su muerte y la de otras tres personas.

En Rosario, docentes y alumnos del Instituto Superior Politécnico, donde estudiaron los fallecidos, hicieron hoy un minuto de silencio en homenaje a las víctimas fatales, que fueron recordadas como un “grupo muy unido” de arquitectos, deportistas y empresarios que nunca perdió contacto en 30 años desde su graduación. El Monumento a la Bandera de la ciudad amaneció con la enseña a media asta, mientras que el gobierno de Santa Fe declaró dos días de duelo provincial en memoria de las víctimas fatales del atentado cometido en el extranjero que más muertes argentinas provocó en la historia reciente.

“Era un buen rosarino, buen compañero y amigo de su grupo del Poli. Esto debía ser un encuentro de amigos no una tragedia. Esto debía ser una fiesta y terminó siendo una locura”, dijo hoy Mariano Mendoza, hermano de Hernán, al diario rosarino La Capital.
En Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri afirmó hoy que la noticia “nos ha pegado mucho” a todos los argentinos y proclamó que “no puede haber zonas grises” en el combate al extremismo internacional. Familiares de los cinco argentinos muertos comenzarán a llegar a Estados Unidos mañana para iniciar la repatriación de los cuerpos, dijo el cónsul en Nueva York, Mateo Estremé, quien señaló que el gobierno nacional lo instruyó a realizar el proceso de manera “expedita” y acompañar a los deudos en todo lo necesario.

LEÉR MÁS  Mega operativo contra sindicatos por documentación falsa

El atacante, un inmigrante uzbeko de 29 años, los sorprendió “desde atrás a toda velocidad” con su camioneta y arrolló a quienes iban en una fila del lado izquierdo, contó hoy Cecilia, la mujer de uno de los cuatro argentinos que salió ileso, Ariel Benvenuto, quien iba en la fila derecha y que se salvó por “20 centímetros”. Otro de los sobrevivientes, Iván Brajkovic, llamó a su hermano “en estado de shock” apenas minutos después del atropellamiento y por este camino logró que se diera aviso a la Cancillería argentina, relató hoy un diputado nacional santafesino, José Núñez, que actuó como nexo entre la familia y el Ministerio.

Un video grabado por Benvenuto captó el momento en que los 10 paseaban en sus bicicletas por la ribera del río Hudson, en un día de sol radiante, minutos antes de ser atropellados.
En la grabación, difundida por el diario rosarino La Capital, los amigos saludan a cámara sonrientes, y en un punto Benvenuto dice con satisfacción: “Paseo en bicicleta”.
Al grupo lo completaban Juan Pablo Trevisán, otro de los que había viajado desde Rosario, Guillermo Banchini, quien vive en Nueva York, y Martín Ludovico Marro, quien está radicado en Boston y resultó herido.

LEÉR MÁS  Anunciaron tormentas severas y posibilidad de granizo para Mendoza

El viaje de reunión fue costeado en gran parte por Erlij, un empresario metalúrgico de 48 años que “les pagó el pasaje a varios de los muchachos que no podían”, dijo hoy a Télam un familiar de uno de los sobrevivientes, que pidió no ser identificado. La última fotografía que se tomaron todos juntos en Argentina los muestra abrazados en el Aeropuerto “Islas Malvinas” de Rosario ataviados con remeras que lucen la leyenda “libre”.

Erjil, titular de la empresa siderúrgica Ivanar, ubicada en la localidad santafesina de Pérez, dedicada a productos en chapa y hierro, fue con ellos el sábado a despedirlos al aeropuerto rosarino, pero, por un problema personal, no viajó hasta el día siguiente en un vuelo privado, precisó el familiar.

En marzo había anunciado por los medios locales una inversión para una nueva planta de Invanar en la ciudad bonaerense de Ramallo.

Padre de tres hijos e hincha de Rosario Central, Erlij también presidió el parque industrial de Pérez. El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, dijo hoy que “era un empresario importante de la ciudad”. En el Instituto Superior Politécnico, docentes y alumnos hicieron hoy un minuto del silencio antes de ingresar a las aulas, contaron docentes.
“Estamos profundamente conmocionados con lo que pasó”, dijo la vicedirectora, Alicia Oliva, a periodistas.

 

Bibiana Vignaduzzo, una profesora de Física que dio clases a todas las víctimas y que hoy es maestra de la única hija de Ferruchi, destacó a aquel curso egresado en 1987 como “un grupo muy unido, al punto de que en 30 años nunca dejaron de verse y tener un buen ambiente entre ellos”. “Es un día muy triste desde la comunidad educativa, y en lo personal la tristeza ahonda más porque compartí el aula con ellos y tengo un grato recuerdo de ese curso”, aseguró a Télam.

LEÉR MÁS  AFIP: por facturas truchas los gremios de Moyano, Barrionuevo y Acuña están en la mira

Mendoza, de 48 años y padre de tres hijos, Angelini, también de 48 años y con tres hijos, y Ferruchi, de 48 años, eran arquitectos, dijeron a Télam allegados a las familias. El primero compartía estudio con Benvenuto. Mendoza había representado a Argentina en un Campeonato Sudamericano de atletismo. Hasta el año pasado jugó al rugby y fue entrenador de inferiores en el equipo Duendes, que hoy se manifestó “consternado”.

Pagnucco, de 49 años, casado y con tres hijos, también era arquitecto, pero trabajaba como ejecutivo de cuentas en la firma Femaco, que comercializa materiales de construcción.
La empresa forma parte del Grupo Brayco de la ciudad santafesina de San Lorenzo, cuyo presidente es el Brajkovic, uno de los sobrevivientes. Según contó un amigo, Brajkovic es ingeniero y preside el grupo que al fundarse, en 1953, llevaba el apellido de su familia y luego derivó en Brayco. La empresa realiza obras civiles, alquila equipos y maquinaria y comercializa productos de la construcción.

Marro, licenciado en Biotecnología que trabaja para la compañía farmacéutica Novartis en la ciudad de Cambridge, cerca de Boston, se encuentra internado y “estable” en un hospital neoyorquino, y los médicos “son optimistas” sobre su evolución, dijo hoy el cónsul argentino en Nueva York, Mateo Estremé.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here