Por Germán Ejarque Presidente del Consejo Provincial de las Personas con Discapacidad.

Nuestro compromiso es construir un cambio real y sustentable, que modifique la realidad de las personas con discapacidad para que logren acceder al ejercicio pleno de su condición de ciudadanos.

Debemos dejar de lado la errada imagen de la persona con discapacidad como objeto de beneficencia, para dar lugar a un nuevo paradigma donde se nos reconoce como sujetos de derecho.

De acuerdo al último informe de la Organización Mundial de la Salud, del año 2011, se estima que alrededor del 15% de la población mundial vive con algún tipo de discapacidad. Trasladando esta estimación a nuestra provincia, podríamos afirmar que en Mendoza viven aproximadamente 260.000 personas con discapacidad. Estas cifran impactarían sobre más de 1 millón de mendocinos y mendocinas, considerando el entorno familiar directo.

Nuestro país, en el año 2008, adhiere a la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, que reconoce la universalidad de los derechos humanos y plantea un cambio de paradigma, de un modelo estrictamente médico y asistencial en la atención de las personas con discapacidad, a un modelo basado en el reconocimiento de los derechos humanos, en el que las personas con discapacidad son sujetos capaces de lograr su pleno desarrollo, mediante el ejercicio de sus derechos sociales, culturales, civiles y políticos.

La convención reconoce a la discapacidad como un concepto que evoluciona y que es el resultado de la interacción entre la deficiencia de una persona y los obstáculos que debe enfrentar, tales como barreras físicas y actitudes que impiden su participación en la sociedad. Cuantos más obstáculos hay, más discapacitada se vuelve una persona.

LEÉR MÁS  La Dirección General de Escuela condenada por un caso de bullyng

Algunas personas tienen más de una forma de incapacidad y muchas podrían llegar a tener alguna discapacidad en algún momento de su vida por causa de lesiones, enfermedades o por envejecimiento.

Entendemos que poder realizar actividades de manera autónoma, hacer elecciones cotidianas, compartir con otros, valorarse y ser valorado, facilita la realización personal de todo ser humano.

Principales barreras:
Existen barreras actitudinales, como los prejuicios que constituyen obstáculos para la educación, el empleo, y la participación social. Por ejemplo, los preconceptos erróneos de los empleadores de que las personas con discapacidad son menos productivas, limitan las oportunidades de empleo.

Otra gran barrera es la falta de accesibilidad. Muchos edificios, sistemas de transporte y de información no son accesibles a todas las personas. Se dispone de poca información en formatos accesibles, y no se satisfacen muchas necesidades de comunicación de las personas con discapacidad.

Vemos con preocupación que las personas sordas tienen grandes pro¬blemas para acceder a un servicio de interpretación en lengua de señas.

Muchas personas con discapacidad están excluidas de la toma de decisiones en cuestiones que afectan directamente su vida.
Queremos revertir esta falta de consulta y participación. Para ello el Gobierno de la Provincia crea el Consejo Provincial de la Persona con Discapacidad como un espacio que integra a los distintos ámbitos de la comunidad, especialmente a las personas con discapacidad, para el diseño de políticas públicas y planes de trabajo que permitan el crecimiento de una sociedad más inclusiva, ocupada en mejorar la calidad de vida de todos sus integrantes.

LEÉR MÁS  Quisieron hacer un asado y prendieron fuego la casa

Nuestro objetivo es transformar Mendoza en una provincia inclusiva. Para esto, desde el Consejo Provincial de la Persona con Discapacidad se diseñan, implementan y fiscalizan las políticas públicas necesarias para asegurar que las personas con discapacidad se integren en forma plena a nuestra sociedad, garantizándoles igualdad de oportunidades y participación, y permitiéndoles el máximo desarrollo de sus potencialidades.

Por medio del proceso de transversalización de la discapacidad, buscamos definir las políticas públicas, y coordinar las acciones que efectúan los distintos Ministerios y Secretarías en todo lo relacionado con la discapacidad, enfrentando los obstáculos que impiden que las personas con discapacidad participen, en condiciones de igualdad con otros, en cualquier actividad o servicio previsto para la población general.

La transversalización de la discapacidad exige un compromiso a todos los niveles, asumido por la totalidad de los sectores. Entendemos la importancia de articular acciones entre: Nación, Provincia y Municipios, por ello la nueva estructura del Consejo impone una apertura significativa donde participan organismos de los tres niveles de gobierno.

Asimismo, seguimos fielmente el principio de territorialidad que promueve nuestro Gobernador, Francisco Pérez, y abogamos por la creación de los Consejos Departamentales de la Persona con Discapacidad.

Discapacidad e inclusión.
A través de la gestión de políticas públicas integrales, se promueve la creación de condiciones para que la libertad y la igualdad de los ciudadanos con discapacidad sean reales y efectivas. Con esta finalidad impulsaremos acciones basadas en los siguientes ejes:
• la participación,
• la igualdad de oportunidades,
• la inclusión social,
• la no discriminación,
• la accesibilidad,
• la autonomía,
• la construcción de ciudadanía.

LEÉR MÁS  Quisieron hacer un asado y prendieron fuego la casa

La eliminación de los obstáculos en los espacios públicos, transporte, información y comunica¬ción, posibilitará que las personas con discapacidad participen en la educación, el empleo y la vida social, reduciendo así su aislamiento y dependencia.
Las personas con discapacidad tienen derecho a controlar su vida y a ser consultadas sobre cuestiones que les conciernan directamente.

Nos hacemos eco del lema ”Nada sobre nosotros sin nosotros” y entendemos que las personas con discapacidad tienen generalmente perspectivas únicas sobre su situación. Al formular y poner en práctica políticas públicas, hay que consultarlas y lograr su participación activa.

El respeto y comprensión mutuos contribuyen a una sociedad inclusiva. Por tal motivo es fundamental mejorar la comprensión pública de la situación de discapacidad, desechando las percepciones negativas y buscando representar la discapacidad en su justa medida, mediante educación e información pública.

Para lograr estos cambios de actitud, es indispensable la participación de los medios de comunicación, para asegurar la divulgación de historias positivas sobre per¬sonas con discapacidad y sus familias.

Aspiramos a vivir en una comunidad donde las personas con discapacidad ejerzan su condición de seres humanos, y sean valorados y respetados desde su diversidad.

Nuestro mayor reto es promover un cambio de actitud con respecto a la discapacidad, para generar el ejercicio de una ciudadanía activa.

Los invitamos a sumarse en la edificación de este cambio y en la construcción de una Mendoza de Espíritu Grande.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here