Diez mendocinos fueron elegidos para investigaciones productivas del Conicet

Una decena de investigadores mendocinos fueron seleccionados para trabajar en los nuevos lineamientos estratégicos del CONICET. Forman parte de un grupo de 384 candidatos de todo el país que lograron obtener las vacantes reducidas por el Gobierno Nacional. La mitad estarán enfocados en investigaciones relacionadas con el agro, y el resto se distribuirán entre las ciencias sociales, exactas, biología y de la salud.
Después del desánimo que significó para la comunidad científica argentina la reducción de las vacantes para investigación, el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, dio a conocer la lista nuevos becarios. El 90% de estos cargos estarán repartidos en un grupo general enfocados en las grandes áreas del conocimiento, mientras que los restantes -unos 40 cargos-, se enfocarán en la nueva política de Desarrollo de Temas Estratégicos.
En particular, los mendocinos (5 hombres y 5 mujeres) formarán parte del primer grupo y la mitad estarán enfocados en líneas de investigación relacionadas con las ciencias agrarias, la ingeniería (civil, química, mecánica, electrónica y arquitectura.) y los materiales. Comprende principalmente desarrollos de investigación aplicada pero también, aunque en menor medida, desarrollo experimental e investigación básica vinculada con problemas tecnológicos. En ella se encuadran líneas de investigación tales como el diseño de nuevos materiales, el mejoramiento genético de especies de interés económico, el mejoramiento de los sistemas de fertilización, la modelación de control de sistemas, el planeamiento urbano y el diseño de viviendas.
Dos mendocinos estarán en el área de ciencias exactas y naturales, conviven disciplinas diversas como matemática, astronomía o computación, entre otras. Esta diversidad coloca frente a un área de las ciencias básicas y aplicadas con múltiples y variadas líneas de investigación.
En la misma proporción, se aplicarán a la investigación de ciencias sociales y humanidades entre las que se destacan una amplia gama de disciplinas como derecho, lingüística, psicología, ciencias de la educación, antropología, arqueología, geografía, sociología, economía, entre otras. Esta área es una de las que más apoyo económico posee, ya que reúne la cuarta parte de los recursos humanos del CONICET.
Por último, una investigadora se dedicará a las ciencias biológicas y de la salud. Las disciplinas que integran esta gran área son de vital importancia para el mejoramiento de la calidad de vida de la sociedad y han adquirido una gran relevancia por su producción científica. A esta área perteneció el nobel Bernardo Houssay, quien también fue el fundador del CONICET.
En diciembre pasado, el polo científico estuvo en boca de todos porque el Gobierno había decidido disminuir significativamente el número de nuevas vacantes para ingresar en la carrera de investigador, lo que desató una protesta generalizada. El conflicto duró varios días y se desactivó sólo cuando las autoridades ofrecieron otorgar unas 500 becas por un año a quienes habían quedado fuera del cupo de ingresantes establecido, con la promesa de estudiar la situación de cada uno en ese plazo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here