Una organización de víctimas que se ocupa de investigar los casos de abuso sexual en la Iglesia irlandesa, expresó hoy su profunda insatisfacción por la carta del Papa al caracterizarla como una gran disculpa, pero insuficiente.

”Las víctimas esperaban que admitiera la humillante manera en la que fueron tratadas cuando intentaron sacar a la luz sus experiencias de abuso ante altos funcionarios eclesiásticos”, expresó hoy Maeve Lewis, presidente de `One in Four`

El dirigente subrayó que en esa carta no se dice nada acerca de cómo la Iglesia católica de Irlanda ocultó durante décadas los abusos de miles de niños.

La organización que preside Lewis es una de las más importantes asociaciones de víctimas que se ocupa de investigar los casos de abusos en la Iglesia irlandesa.

Desde que a mediados de los 90 las víctimas se pronunciaron por primera vez, se abrió un abismo cada vez mayor: varios miles de niños fueron durante años víctimas de maltratos, abusos sexuales y humillaciones en Iglesias, hogares y otras instituciones.

”La disculpa de hoy no es por el ocultamiento, sino por el abuso”, dijo Andrew Madden, que en 1995 fue una de las primeras víctimas que contó a la opinión pública su caso y que procedió legalmente contra la Iglesia.

”A mí nadie me tiene que decir que el abuso en la Iglesia es un delito y un pecado”, añadió. Madden esperaba que el Papa se disculpase por el ocultamiento de los delitos o por el hecho de que sacerdotes declarados culpables no fueran entregados a la policía, sino trasladados a otra comunidad.

LEÉR MÁS  Submarino desaparecido: la Armada confirmó que no fue encontrado, como trascendió

En los próximos meses la Iglesia irlandesa podría tomar algunas decisiones de peso, ya que el Papa anunció que enviará a altos representantes del Vaticano a la isla para investigar el escándalo. Las miradas de los creyentes están puestas en el hombre más importante de su Iglesia, el cardenal Sean Brady, que según las investigaciones estuvo implicado personalmente en el sistema de ocultamiento.

El cardenal fue supuestamente testigo de cómo dos niños víctimas de abusos fueron obligados a hacer un voto de silencio, por lo que muchos creyentes exigen su retirada. La mayoría de los católicos está de acuerdo con que tras la publicación de la carta del Papa las investigaciones deben continuar, sobre todo para proteger a los niños en el futuro.

Esta mañana, en una esperada carta a los católicos de Irlanda, difundida hoy, Benedicto XVI expresó su ”convicción de que para recuperarse de esta dolorosa herida, la Iglesia en Irlanda debe reconocer en primer lugar ante Dios y ante los demás, los graves pecados cometidos contra niños indefensos”.

”Ese reconocimiento, junto con un sincero pesar por el daño causado a las víctimas y sus familias, debe desembocar en un esfuerzo conjunto para garantizar que en el futuro los niños estén protegidos de semejantes delitos”, afirmó Benedicto XVI, según consignó la agencia de noticias Ansa.

Joseph Ratzinger había anunciado que firmaría el documento el día de su santo, el de San José, luego de que en febrero citó a la Conferencia Episcopal Irlandesa a una cumbre de crisis en Roma para reforzar su exigencia de ”tolerancia cero”, de superación y prevención en casos de abusos.

LEÉR MÁS  Pronóstico para el finde: luego del calor, baja la temperatura

El Papa dijo en la misiva a los responsables de los abusos que ”han traicionado la confianza depositada en ustedes por jóvenes inocentes y por sus padres” y por ello ”deben responder de ello ante Dios Todopoderoso y ante los tribunales debidamente constituidos”.

”Han perdido la estima de la gente de Irlanda y arrojado vergüenza y deshonor sobre vuestros semejantes” agregó, y subrayó que ”junto con el inmenso daño causado a las víctimas, un daño enorme se ha hecho a la Iglesia y a la percepción pública del sacerdocio y de la vida religiosa”.

A las víctimas de los abusos, Benedicto XVI les dijo que ”han sufrido inmensamente y me apesadumbra tanto” lo que ha pasado y agregó: ”sé que nada puede borrar el mal que han soportado”.

”Su confianza ha sido traicionada y violada su dignidad.

Muchos de ustedes han experimentado que cuando tuvieron el valor suficiente para hablar de lo que les había pasado, nadie quería escucharlos”, agregó. Por ello ”es comprensible que les sea difícil perdonar o reconciliase con la Iglesia”.

”En su nombre, expreso abiertamente la vergüenza y el remordimiento que sentimos todos”, dijo el Papa.

El Sumo Pontífice se dirigió también a los ”hermanos obispos”, a quienes dijo que ”no se puede negar que algunos de ustedes y de sus predecesores han fracasado, a veces lamentablemente, a la hora de aplicar las normas, codificadas desde hace largo tiempo, del derecho canónico sobre los delitos de abusos de niños”.

LEÉR MÁS  Entradas Vendimia 2018: la más cara $400; la más barata $110

”Se han cometido graves errores en la respuesta a las acusaciones”, dijo el Papa y subrayó que aunque ”era muy difícil comprender la magnitud y la complejidad del problema” es necesario ”reconocer que se cometieron graves errores de juicio y hubo fallos de dirección”.

Sobre los factores que facilitaron el abuso sexual de niños por parte de sacerdotes irlandeses, el Papa consideró que hubo ”procedimientos inadecuados para determinar la idoneidad de los candidatos para el sacerdocio y la vida religiosa”.

Asimismo, sostuvo que hubo ”insuficiente formación humana, moral, intelectual y espiritual en seminarios y noviciados; una tendencia dentro de la sociedad a favorecer al clero y a otras autoridades, y una preocupación fuera de lugar por la reputación de la Iglesia y el intento de eludir escándalos”.

Benedicto XVI indicó que los abusos sexuales contra menores de parte de religiosos católicos ”oscurecieron la luz del Evangelio a un punto tal que no habían llegado siquiera siglos de persecuciones”, por lo que es necesaria ”una acción decisiva llevada a cabo con total honestidad y transparencia”.

”Hay que empezar, en primer lugar, por vuestro examen de conciencia personal, la purificación interna y la renovación espiritual”, dijo el Papa a los obispos irlandeses.

Benedicto XVI consideró hace falta ”reflexionar sobre las heridas infligidas al cuerpo de Cristo, los remedios necesarios y a veces dolorosos, para vendarlas y curarlas, y la necesidad de la unidad, la caridad y la ayuda mutua en el largo proceso de recuperación y renovación”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here