De alrededor de 60 mil docentes, hasta ahora, unos 3.600 no cobraban el ítem, por estar en “cambio de funciones”, es decir, con otra tarea en lugar de dar clases.
Sin embargo, ahora se sabe que la mayoría sí participa en el hecho educativo porque suelen estar en las escuelas y, “casi siempre” tienen esa condición por alguna situación de enfermedad. Al menos así lo reconoce el Gobierno. 
“En marzo, no sabíamos cuál era la composición de los cambios de funciones”, se sinceró Sciola, que coincidió con las autoridades en que “siempre hubo intenciones de ampliar” el ítem Aula.
“El sistema que heredamos estaba enormemente desordenado, por eso era imposible hacer lo que había que hacer, y que incluso marca la ley”, agregó el propio director general de Escuelas, Jamie Correas.
“Salud Laboral otorgaba los cambios de funciones, pero nunca se hacían los seguimientos”, completó Sciola. Fue por eso que se decidió hacer la reevaluación de estos maestros.
El relevamiento implicó exámenes de salud y revisiones administrativas. De ese modo se llegó al número de 3.600 trabajadores en estas condiciones y se confirmó que la mayoría trabaja en las escuelas. Sólo 44 están en condiciones de regresar a las aulas. “De todos modos, hay 300 que aún no tienen resoluciones”, indicó Sciola.
”En función de esa revisión es que ahora pudimos decidir que se los incorpore a cobrar el ítem aula”, resaltó Correas.
Así entonces, si mañana se aprueba la ley que refrendará el decreto 986 (ampliación del ítem aula) -que ya tiene media sanción del Senado-, quedarán en condiciones de cobrarlo todos los docentes que están en cambios de funciones.
“También quedará formalizado que lo cobren los que padecen enfermedades terminales, algo que hasta ahora se venía haciendo de oficio”, admitió Correas.
ítem Aula:
Adicional. Se aplica cada mes sobre cuatro ítems del bono de sueldo. Implica el 10%, el básico, de la antigüedad, de la zona y del estado docente.

Beneficiarios. Según el decreto 228 (ley 8847), los docentes que asisten siempre a clase; los que tienen licencias ordinarias, por maternidad, por accidente o enfermedad profesional, que tenga hasta tres inasistencias mensuales (como máximo 10 al año).

Ampliación. Desde ahora lo cobrarán quienes tengan cambios de funciones. También -aunque ya lo venían haciendo “de oficio-”, quienes padecen enfermedades terminales.

Suplencias. Si un docente falta más de tres días un mes o diez en la suma anual, pierde el ítem, pero quien lo remplaza cobra el proporcional por los días trabajados.
LEÉR MÁS  Marcelo Colombo es el nuevo Arzobispo de Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here