Las costumbres sobre la navidad son muchas y varían de cultura en cultura.

Hay muchos países, como la Argentina, donde la Navidad llega con el verano. Estoy segura que la gente del norte se sorprendería al saber que, el día de navidad, muchas familias argentinas se van de picnic a ríos, parques y montañas a festejar al aire libre y comer ricos asados o empanadas. ¡Nada que ver con las navidades congeladas que tienen que pasar bien guardados dentro de sus hogares!

En Australia tienen costumbres similares a las nuestras y el 25 todos se mudan a la playa, donde festejan comiendo y bebiendo hasta que se va el sol.

En Alaska, en cambio, los esquimales celebran un gran festival de invierno al que llaman Sinck Tuck: una fiesta aderezada con bailes y regalos.

En Pensylvania la gente recibe la navidad contruyendo “putz” que son paisajes bajo el árbol de navidad y en Alemania los niños reciben regalos de Belsnickle que los golpea con su vara si se han portado mal.

En Italia las fiestas empiezan ocho días antes de Navidad y continúan hasta el día de Reyes –el 6 de enero- cuando no llegan Melchor, Gaspar y Baltazar, como aquí, sino una bruja amistosa llamada Befana que reparte regalos sólo al que se portó bien.

En Francia, los niños dejan sus zapatos en la chimenea en nochebuena para que Papá Noel los llene de regalo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here