La ruta del vino es el mayor atractivo turístico de la provincia de Mendoza. A lo largo de este camino se encuentran casi 700 bodegas distribuidas en distintas regiones. En el tramo que recorre las barrancas del río Mendoza se encuentra Maipú, donde está ubicada la Casa de actividades culturales Cruz de Piedra, al pie de la Cordillera de los Andes.

 

En convenio con varias universidades tanto de la provincia como del resto del país, se han comenzado a realizar encuentros de académicos de renombre internacional, investigadores nacionales y extranjeros; reuniones de universitarios, retiros espirituales, y sirve de alojamiento a aquellos que buscan un espacio de tranquilidad interior y exterior.

 

El proyecto del estudio SCA Oyharzabal retoma los parámetros clásicos de las estancias mendocinas, y la construcción tiene un estilo mediterráneo típico de los primeros inmigrantes italianos que se asentaron en la región. En plena armonía con el paisaje, la residencia cuenta con una laguna artificial que refleja la casa por completo y la enmarca en una postal con la Cordillera de los Andes como telón de fondo.

 

“Volver a trabajar en Mendoza nos ha traído una nueva satisfacción, ya que esta obra es una continuidad de varias que se han sucedido a lo largo de los años de vida que tiene el estudio”, comenta el arquitecto encargado de la obra, José María Oyharzabal.

 

El predio cuenta con seis hectáreas de las cuales una de ellas se ha afectado a la construcción de la cas. El resto continúa con su producción de muy buenas uvas y olivos.

 

“Intentamos con esta propuesta ayudar a generar un microclima alrededor de la casa que nos proteja de las inclemencias extremas del clima de esta zona. Sobre la laguna intentamos generar una poesía entre la arquitectura simple y vernácula con el reflejo de la cordillera y los árboles típicos de la zona”, cuenta el Arq. José María Oyharzabal, realizador de la finca. “Es una obra que ha ido realizándose de a poco, con la ayuda y el esfuerzo de donaciones de familias mendocinas. Una vez más la arquitectura y la generosidad de la gente se suma para aportar a la sociedad actual en la que vivimos, nuevos y viejos valores”, concluye Oyharzabal.

 

Ubicada en uno de los sectores más visitados de la Ruta del Vino, la casa Cruz de Piedra es parte del recorrido turístico tradicional. El itinerario incluye a la Finca Flichman fundada en 1873, sobre lo que fue un asentamiento huarpe. A pocos pasos de allí se encuentra la Capilla Nuestra Señora del Rosario, la más antigua de la provincia. Y para finalizar se encuentra la Bodega Cruz de Piedra, destacada por su arquitectura de estilo mediterráneo y la conjunción con la alta tecnología en la elaboración de vinos finos.

 

La Casa Cruz de Piedra es un lugar de referencia para universitarios, profesionales y gente de la cultura de Mendoza, y es propiedad de La Asociación Cuyana de Cultura, que organiza las distintas actividades y se ocupa del mantenimiento de las instalaciones.

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here