Dentro del plan de austeridad encarado por la actual gestión, se logró realizar fiestas de envergadura internacional pero a costos más regulados gracias a una mejor administración de los recursos.

En 2015, última Vendimia que realizó la gestión anterior, se gastaron $120 millones, una cifra que supera ampliamente los $91 millones presupuestados para los festejos de este año.

Este 24% de ahorro es mucho más significativo si se tienen en cuenta las distintas variables económicas que se han suscitado en dicho período. El porcentaje es aún mayor si se compara 2015 con los años 2016 (-47%) y 2017 (-35%).

Los rubros técnicos son los que insumen gran parte de los fondos de la Vendimia: sonido, iluminación, efectos especiales y escenario. En 2015 se destinaron $23.726.416, mientras que el año pasado fueron $17.931.250.

Otro rubro en el que se optimizó fue en el transporte: se gasta $272.811 menos en trasladar a artistas, técnicos, equipamientos, vestuarios y reinas hasta el teatro griego. Todo esto sin afectar los servicios brindados.

LEÉR MÁS  La “solución” macrista al tarifazo es pagarlo en cuotas y con intereses

También favoreció al control de los gastos vendimiales la decisión política de la actual gestión de fomentar la cultura musical provincial y nacional, incluyendo en la grilla de cada noche de repetición a artistas locales. De esta forma, se desestimaron altas cotizaciones como fueron en su momento Romeo Santos (2015), Alejandro Sanz (2013) o Julieta Venegas (2012).

Una comparación entre la última Vendimia de Francisco Pérez y la primera de Cornejo arroja un ahorro de $56 millones. Vale resaltar que desde 2016 el presupuesto de cada fiesta se fue incrementando porcentualmente según la inflación estipulada por el Gobierno provincial. Hoy, tres años después, se está organizando una Vendimia que estará $29 millones por debajo de lo que se gastó la última vez en el que el “rey de la bachata” pisó el Frank Romero Day.

LEÉR MÁS  Jorge Gimenez: “Hubiese preferido habilitar la reelección de Cornejo pero no ampliar los miembros de la Corte”

“Es motivo de reflexión que la fiesta que los mendocinos estamos próximo a vivir tenga un costo inferior a la que organizó la anterior gestión. Nos encontramos con que se pagaron costos muy altos, pudiendo solucionar esto sin que se resienta la calidad de este evento internacional. De hecho, calculamos que terminaremos nuestra gestión entregando una Fiesta con el mismo costo con la que se hizo la de 2015”, explicó el secretario de Cultura de la Provincia, Diego Gareca.

Como estrategia para bajar los costos, se pasó a licitar determinados servicios con mucho tiempo de anticipación. “Lo que se ha hecho es optimizar los recursos económicos, sin que se resienta ninguno de los servicios que se prestan en Vendimia. Esto, a su vez, nos permitió desarrollar una amplia política cultural durante todo el año”, agregó Gareca.

LEÉR MÁS  Un investigador mendocino de la UNCuyo participó de un importante hallazgo en el Ártico

Uno de los lineamientos que se trazó la actual gestión de gobierno fue poner en marcha un plan de austeridad donde se destinen de forma ordenada y bien direccionada los recursos de la Provincia. La Fiesta Nacional de la Vendimia no quedó ajena a esta política de control y los números así lo demuestran.

“Desde un primer momento, Alfredo Cornejo condujo a Mendoza por el camino de la solvencia y la responsabilidad fiscal. De hecho, se podría decir que el Gobernador es precursor en varias de las medidas adoptadas por el Gobierno nacional en cuanto a reducción del gasto público”, manifestó el ministro de Hacienda y Finanzas, Lisandro Nieri.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here