”En nuestro laboratorio estudiamos como la luz se crea y cambia de naturaleza, y luego usamos lo que aprendemos para fabricar nuevos aparatos”, dijo Seung-Wuk Lee, que enseña bioingeniería en la Universidad de California, en Berkeley, Estados Unidos, y que es responsable del hallazgo, según un estudio publicado por la revista británica Nature Communications.

El científico se interesó en las propiedades físicas del pavo, un manjar de días señalados en Estados Unidos. La piel del pavo puede pasar de rojo a azul y de azul a blanco gracias a ”paquetes” de colágeno (proteína fibrosa, la más extendida en el reino animal), una característica que le vale el nombre de ”pájaro de siete caras” en coreano y japonés.

LEÉR MÁS  Pactó una venta por Mercado Libre y lo asesinaron

Los investigadores descubrieron que el espacio entre las fibras de colágeno se modifica cuando los vasos sanguíneos se dilatan o se contraen según el humor del pavo, como por ejemplo cuando se excita o se enfada.

Es la talla de los espacios entre esas fibras la que cambia el modo en que la piel refleja la luz, haciendo variar el color de la cabeza y el cuello del animal.

LEÉR MÁS  Un hombre murió mientras esperaba ver al Papa en Chile

Lee y su equipo dieron con una técnica para reproducir este fenómeno natural gracias a virus inofensivos para el hombre -bacteriófagos M13- cuya estructura filamentosa se parece mucho a las fibras de colágeno.

Estos ”paquetes nanométricos” de virus pueden también dilatarse y contraerse para cambiar de color y reaccionan diferentemente a la sustancia química a la que están expuestos.

En presencia de hexano, metanol u otros hidrocarburos, estos biosensores se inflan rápidamente pero no de la misma manera, creando una gama de colores específicos para cada sustancia, como una ”huella química” visual.

LEÉR MÁS  Francisco pidió perdón por los abusos sexuales en la Iglesia de Chile

También reaccionan a los vapores de TNT, el explosivo.

Los investigadores crearon una aplicación para celular, bautizada ‘iColour Analyser’, que permite identificar fácilmente las sustancias tóxicas o explosivas con ayuda de una simple foto de las bandas de color del detector tomada por un teléfono celular, aseguran en el estudio.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here