Enviada especial

Notas relacionadas

{loadposition user11}

Al despedir a los familiares de los caídos en las Islas Malvinas en la guerra de 1982, la Presidenta sostuvo que ”ustedes no solamente van a ver a sus muertos, sino a los muertos de todos, porque los muertos de ustedes son también nuestros muertos”. Además, dijo que el tema Malvinas ”debe ser una lucha inclaudicable de todos los argentinos en el marco del derecho internacional”.

 

 

En el aeropuerto de Río Gallegos, emocionada hasta las lágrimas y abrazando a cada uno de los familiares de los fallecidos que se encontraban en el aeropuerto de Río Gallegos, Cristina dijo: ”quiero que vayan con mucha fuerza, con mucha entereza, y que sepan que hay 40 millones de argentinos que les rinden homenaje junto a ustedes”.

 

Agregó que ”un día de este siglo, un presidente argentino va a ir a rendir homenaje a sus muertos, en nombre de los derechos legítimos que tenemos sobre esas islas, en nombre del derecho de la comunidad internacional, porque deberán entender que no pueden existir enclaves coloniales en pleno siglo XXI”.

 

”Yo prefiero esperar, en nombre de ese derecho internacional, en nombre de ese derecho sobre Malvinas y en nombre de la paz que debe reinar en todo el mundo. Gloria y honor a los caídos en Malvinas”.

 

Cristina había llegado a las 7 al aeropuerto de Río Gallegos y tras saludar los familiares dirigió un breve mensaje de despedida antes que los familiares abordaran el avión que los trasladaría a Puerto Argentino.

LEÉR MÁS  Sanjuanina prostituía y abusaba sexualmente de sus 3 hijos

 

Antes de partir, algunos familiares manifestaron su ”orgullo y emoción” por participar del tributo que se realizará esta tarde en el cementerio de Darwin.

 

Regina Mayor, de la localidad salteña de Campo Quijano, visitará el camposanto malvinense por primera vez para rendir homenaje a su hijo Marco Lama, suboficial voluntario de la Marina, muerto en la isla en 1982.

 

”Estoy orgullosa porque mi hijo haya dado la vida por la Patria”, dijo nerviosa a Télam y agregó que ”tenía la necesidad de estar aquí hoy, abrazar al resto de madres y hermanas porque puede ser la última vez para cualquiera de nosotras”.

 

Gladys Albarracín, llegó desde Córdoba para rendir homenaje a su hijo Eduardo Sosa, que integró el comando de Infantería 8 de Comodoro Rivadavia.

 

Esta madre señaló a Télam su ”orgullo y emoción” de participar en el homenaje a los caídos en Malvinas y señaló que ”si bien es la segunda vez que viajo, hoy vengo a despedirme porque no estoy bien de salud”.

 

En el vuelo 993 de la línea LAN, el contingente partió a las 8.25 hacia Puerto Argentino, luego de ser despedidos por la Presidenta, quien caminó hasta el pie del avión acompañada por el ministro de Relaciones Exteriores, Jorge Taiana el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fucks y el gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta.

LEÉR MÁS  Nuevo parte oficial por el submarino desaparecido

 

En un breve contacto con la prensa, la jefa de Estado afirmó que ”hoy hemos asistido a un gesto humanitario que parece mentira que haya tardado tanto tiempo en darse”.

 

Antes de retirarse del aeropuerto, Cristina explicó que el tema Malvinas ”debe ser una lucha inclaudicable de todos los argentinos en el marco del derecho internacional y lo que marca las Naciones Unidas sobre la resolución de sentarnos a hablar de la soberanía”.

 

Reiteró su reclamo para que Gran Bretaña acepte ”sentarse a negociar la soberanía” de las islas y subrayó que en el siglo XXI ”un presidente argentino irá a honrar a los muertos porque vamos a ir en nombre del derecho internacional, de nuestro dominio sobre las islas que es imprescriptible, legítimo e inclaudicable”.

 

Previamente, Cristina recordó que anoche durmió en la casa actual de su hijo, donde recordó que pasó ”la guerra de Malvinas”, época que le trajo un sinnúmero de recuerdos.

 

”Nosotros en 1982 vivimos aquí la guerra de una manera diferente” dijo, y sostuvo que hoy sintió ”muchas cosas, muchas emociones que se entremezclaron entre las emociones de los familiares y las mías propias”.

 

En ésa línea contó que ”vivimos la guerra de una manera diferente a 700 kilómetros con operativos de oscurecimiento todas la noches, con los faroles de los autos totalmente cubiertos y a la noche Río Gallegos quedaba a oscuras, literalmente a oscuras totalmente para que no pudiera ser identificada”.

LEÉR MÁS  Temporada de verano: los posibles cambios que evalúan aplicar en el cruce a Chile

 

Agregó que esta mañana mientras desayunaba con su hijo Máximo, que en ese entonces era muy chico, le contó ”que en la cocina, él se sentaba a jugar con sus soldaditos mientras miraba la televisión, así que hoy se dieron muchas cosas mezcladas, muchas emociones juntas”.

 

Al enumerar la procedencia de los familiares que viajaron a Malvinas, apuntó ”creo que no faltó nadie, fueron de todos los lugares de la patria, habían mendocinos, formoseños, misioneros, bonaerenses, correntinos y patagónicos, entre otros, estaba la mamá de José Ortega, único soldado muerto de Río Gallegos”.

 

Ante un grupo importante de ex combatientes del centro de Veteranos de Guerra local denominado ”José Honorio Ortega”, quienes despidieron a los familiares con banderas y entonando el Himno de Malvinas, la Presidenta aseguró que ”la recuperación de las Islas Malvinas debe ser una lucha inclaudicable de todos los argentinos”.

 

A las 9.30, el vuelo 993 de la línea LAN aterrizó en el aeropuerto de Puerto Argentino, con los 170 familiares que aplaudieron el momento en que la nave tocó pista, envueltos en una intensa emoción.

 

Por su parte, la Presidenta se retiró del aeropuerto de Río Gallegos a bordo del Tango 01 para trasladarse a la localidad de El Calafate, donde pasará el fin de semana.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here