Hay quienes recuerdan cada detalle (lo que se conoce como memoria
episódica) y quienes recuerdan los hechos en general (memoria
semántica). Una investigación del Instituto de Investigación Rotman en
el Centro de Ciencias de la Salud de Baycrest, afiliado a la Universidad
de Toronto, probó por primera que no se trata de una memoria mejor o
peor, sino que estos dos tipos de memoria se asocian a distintos
patrones de conexión cerebrales y pueden ser heredados.

La novedad principal del estudio, “Intrinsic medial temporal lobe
connectivity relates to individual differences in episodic
autobiographical remembering” (“La conectividad propia del lóbulo
temporal medio se vincula con las diferencias individuales en la memoria
episódica autobiográfica”), publicado en la revista científica Cortex,
consiste en que termina con décadas de un enfoque dominante en la
investigación sobre memoria y cerebro. “Hasta hace poco”, explicó a
Infobae la doctora Signy Sheldon, profesora del Departamento de
Psicología en la Universidad de McGill, Canadá, “típicamente mirábamos
de qué modo el cerebro sostenía la memoria y se daba por sentado que
para todo el mundo era igual”. Tras este estudio se sabe que la memoria
tiene rasgos diferentes y que se observan en diferentes acciones del
cerebro: “Hay demasiada variación entre los individuos y obtuvimos una
imagen clara de cómo el cerebro sostiene esos diferentes procesos de la
memoria”.

 

La motivación para el estudio surgió de investigaciones anteriores
sobre formas más extremas de memoria. Esos estudios probaban que algunas
personas tienen una memoria autobiográfica muy superior: “Se trata de
gente que puede recordar en detalle lo que les sucedió en una fecha
determinada diez años atrás; por lo general, con la capacidad de
recordar imágenes visuales muy ricas asociados a esos hechos”, describió
la coautora del trabajo. “Quisimos ver si esas variantes en las formas
de memoria se reproducían en un grupo de población normal. La hipótesis
que teníamos era que la gente que tenía la posibilidad de recordar
detalles ricos probablemente usaría estructuras del cerebro que sabemos
que sostienen la capacidad de procesar la información basada en la
percepción de los sentidos”.

LEÉR MÁS  Ya funciona el nuevo sistema de multas online en toda la provincia

Distintas memorias, distintas actividades neuronales

Para el experimento 66 adultos jóvenes (con un promedio de edad de 24
años) completaron un cuestionario en línea sobre cómo recordaban los
acontecimientos y los hechos. Sus respuestas los ubicaron en un rango
entre los que tenían una memoria autobiográfica muy superior y una
memoria autobiográfica muy deficiente. Entonces se los sometió a una
resonancia magnética funcional para observar el modo en el cual la
actividad del recuerdo trazaba un patrón de conectividad en el cerebro.

—¿Cómo llegaron a la hipótesis de que podía haber caminos neuronales distintos para diferentes características de memoria?

—Cuando hablamos sobre memoria de largo plazo existe esta distinción
entre información episódica versus información semántica —dijo la
psicóloga Sheldon—. Cuando uno recuerda, por ejemplo, qué comió una
noche puede recordar detalles episódicos de la cena al evocar datos
específicos como la hora y el lugar. Pero también se pueden recordar más
detalles semánticos, datos generales asociados a ese hecho pasado, como
que uno fue a un restaurante de pescados y mariscos, o que esa cena
tuvo lugar mientras uno estaba de vacaciones en el verano. Sobre la base
de la literatura académica que señala que la gente tiene una tendencia a
recordar la información de una forma o de la otra, quisimos ver si la
tendencia o las características del estilo de memoria que alguien tiene
se representaba en la estructura cerebral subyacente.

LEÉR MÁS  Comprobaron que el anestesista del Notti abusó de 34 niños

Los investigadores encontraron que así era. Se concentraron en las
conexiones entre los lóbulos temporales medios del cerebro —conocidos
por cumplir una función fundamental en el acto del recuerdo— y otras
áreas. Hallaron que los que tenían una memoria autobiográfica rica en
detalles mostraban una conectividad mayor del lóbulo temporal medio con
las regiones de la zona posterior del cerebro, vinculadas a los procesos
visuales; en cambio, aquellos que recordaban en general, más conceptos
que imágenes, tenían una conectividad mayor del lóbulo temporal medio
con las áreas frontales del cerebro, que participan en la organización
del razonamiento.

—Esta diferencia entre memoria episódica y semántica, ¿es algo
excluyente, de modo tal que si alguien posee uno de esos rasgos no
tendrá el otro?

—Es demasiado temprano para establecerlo, pero no creo que sea el
caso. No hay una distinción excluyente. Alguien puede tener una buena
memoria episódica y una buena memoria semántica también. No sabemos
todavía si la gente nace con una predisposición o si es algo que se
puede entrenar. Pero sí hemos visto que la gente puede recordar la
información de maneras diferentes, según sus formas de recuperarla. Si
se pone a alguien con un estilo de memoria episódica a recuperar
información, probablemente utilizarán esa estrategia para recordar.

Estilo de memoria y prevención de enfermedades

Una de las consecuencias potenciales del hallazgo es que la gente que
recuerda con mucha riqueza de detalles podrá advertir antes que los que
tienen memoria semántica si sufren algún deterioro, ya sea por la edad o
por la aparición de síntomas de enfermedades como el Mal de Alzheimer.

“Si sabemos que alguien tiene memoria episódica, queremos diseñar
estrategias de intervención cognitiva que valoren esas diferencias
individuales”, dijo la profesora Sheldon. “Las estrategias de
intervención para alguien con problemas de memoria van a depender de sus
rasgos básicos de memoria personal. Estos hallazgos sugieren que se
abren vías promisorias de investigación para puede ayudar a desarrollar
intervenciones cognitivas individuales para personas que tienen
problemas de memoria. A medida que envejecemos hay una pérdida asociada
de nuestra capacidad de recordar hechos autobiográficos en detalle.
Entonces, ¿cómo se relacionan esos rasgos de memoria?”.
—¿Qué implica esta diferencia de los estilos de memoria en las acciones
de los recuerdos en el presente, como la solución de problemas?

LEÉR MÁS  Un investigador mendocino de la UNCuyo participó de un importante hallazgo en el Ártico

—Este es el primer estudio que tenemos, de una serie de
investigaciones en progreso en este momento, que se hacen esa pregunta:
¿cuáles son las funciones de la memoria en la vida cotidiana? De la
investigación previa que tenemos sabemos que nuestra capacidad para
recordar el pasado, o el modo en el cual recordamos el pasado, afecta
verdaderamente cómo planificamos nuestro futuro y cómo resolvemos los
problemas. Estas diferencias individuales que observamos sobre las
maneras de recordar el pasado sugieren que también habrá diferencias
individuales en el modo en el cual las personas encaran las tareas hacia
el futuro, cómo resuelven los problemas y cómo tienden a enfocar las
acciones creativas.

Las otras investigaciones en curso a cargo de Sheldon y sus colegas
buscan más información sobre la conexión entre la mente y el cerebro.
“Creo que el aspecto más importantes de esta investigación es el hecho
de que reconoce la existencia de diferencias en las maneras en las que
la gente recuerda, y así abre una vía para valorar en lugar de ignorar
las diferencias en la manera en que se encaran las tareas cognitivas”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here