Al menos 33 vuelos que iban a despegar con turistas desde Aeroparque y Ezeiza en las primeras horas de esta mañana fueron afectados por las medidas de fuerza gremial que paralizaron las operaciones, de los cuales 28 resultaron cancelados.

Sólo cinco aviones de la aerolínea de bandera se encontraban con “demora”, por lo que los pasajeros aguardaban para embarcar durante la jornada de este viernes para disfrutar del fin de semana largo en los logares elegidos para descansar.

En el Aeropuerto Internacional de Ezeiza, las demoras afectaron a vuelos con destino en Bogotá, Miami y Montevideo, mientras que fueron cancelados despegues a Mendoza, Córdoba, Rosario, Calafate, Bariloche, Iguazú, Comodoro Rivadavia, Ushuaia y Trelew.

En el Aeroparque Metropolitano, en tanto, estaban demorados vuelos a Formosa y Tucumán, mientras que fueron cancelados despegues a Calafate, Ushuaia, Resistencia, Rosario, Córdoba, Mendoza y Posadas.

La empresa controlada por el Estado también tuvo que cancelar vuelos hacia Santiago de Chile, El Calafate, Trelew, Salta, Paraná, Mar del Plata Córdoba, Montevideo, San Luis, Comodoro Rivadavia, Resistencia, Jujuy Bahía Blanca y Ushuaia .

El conflicto tiene como protagonistas a los gremios aeronáuticos APA, APTA, UPSA, UALA y APLA, cuyos representantes rechazaron un aumento del 16 por ciento en paritarias, contra el 26 por ciento que reclaman.

En nuestra provincia se cancelaron seis vuelos, dos de ellos en la mañana de este viernes.

Además otro vuelo a Córdoba y uno a Aeroparque, según los datos del sitio de Aeropuertos Argentina 2000. El primero salía a las 9.25 y el segundo a las 9.55.

Los restantes son cuatro son vuelos de Austral para esta tarde.

“Tuvimos una oferta que nos pareció muy, muy insuficiente”, consideró Rubén Fernández, secretario General de UPSA, en diálogo con medios porteños.

El sindicalista apuntó directamente y responsabilizó por lo problemas que padecen los pasajeros al ministro de Transporte, Guillermo Dietrich. “Salió a pegarnos por todos lados, a decir que estábamos tomando medidas cuando estábamos negociando en el Ministerio de Trabajo. Siempre somos nosotros los patoteros”, enfatizó.

Respecto a las demoras y cancelaciones, el sindicalistas se justificó: “Le informamos a los compañeros cuál es la oferta y ahora los cuerpos de delegados están haciendo lo mismo para que la gente decida si acepta o no la propuesta”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here