La Suprema Corte bonaerense confirmó la sentencia emitida por el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón en abril último, por lo que el sacerdote Julio César Grassi finalmente deberá cumplir 15 años de prisión efectiva.

El fallo quedó firme tras la negativa del máximo tribunal penal en la provincia de Buenos Aires para con los recursos extraordinarios presentados por la defensa del cura.

LEÉR MÁS  Pronóstico: toda la semana con altas temperaturas

Desde hace casi cinco meses, el religioso cumple con prisión domiciliaria, como un beneficio previo a que la condena quedara firme.

La detención había sido ordenada por la Cámara en lo Penal de Morón, como consecuencia de una denuncia realizada por la querella y el fiscal de la causa, ya que el sacerdote había violado el beneficio de permanecer detenido en su casa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here