En el primer domingo de misas durante el flamante papado de Francisco, las parroquias de la ciudad de Buenos Aires se llenaron de fieles que extendieron el fervor por el Sumo Pontífice argentino, al que dedicaron todos los actos religiosos. La ola de fe se inició ayer en la mañana con la transmisión del Ángelus en pantalla gigante, desde la Curia hacia una Plaza de Mayo muy concurrida, y siguió con misas en la Catedral Metropolitana –encabezadas por el nuncio apostólico Emil Paul Tscherrig– y en todas las parroquias.

En el barrio de Flores, que vio nacer y crecer a Jorge Bergoglio, cientos de personas se acercaron al templo de Santa Francisca Javiera Cabrini, en Francisco Bilbao al 2200, a la vuelta de la casa de la infancia del Papa, que ayer lucía insignias y recordatorios de que ”Acá vivió Francisco”.

”Dios nos ha bendecido a los argentinos con él”, remarcó Carmen Magdalena García, que hace 30 años está en Santa Francisca, donde el actual obispo de Roma ofició misa durante su período como ”vicario zonal” de Flores, y que aún conservan fotografías suyas celebrando misa al aire libre, y alguna que otra con la camiseta de su San Lorenzo. Para Carmen, Bergoglio debería apuntar a modernizar la Iglesia ”porque está muy atrasada”, e hizo foco en que ”los divorciados puedan comulgar y los curas, casarse, no vivir como ermitaños”.

Hasta la elección del miércoles, estaba previsto que Bergoglio celebrara ayer la misa para las Hijas de Nuestra Señora de la Misericordia, en el colegio donde tomó la primera comunión. Las hermanas se resignan, alegres, y dicen que ”ahora le pertenece al mundo entero”.

A pocas cuadras, más de 300 fieles presenciaron la misa de las 19 en la Basílica de San José de Flores. Según el párroco Gabriel Marronetti, fue allí cuando un adolescente Bergoglio de 17 años encontró su vocación sacerdotal, un Día de la Primavera, cuando entró a confesarse con unos amigos. ”Dios lo estaba esperando”, auguraba Marronetti, que ayer invitó a un cura del barrio, Luis Martín, a que oficiara la misa, dedicada especialmente ”a nuestro Papa Francisco”.

En medio de la misa, hubo un largo aplauso para el Pontífice. ”Es un orgullo y una alegría para todos. El 80% de los argentinos está feliz, sobre todo acá, donde nació el Papa”, expuso Martín. Su misa giró sobre los conceptos de misericordia, perdón, sacrificio, y una ”nueva evangelización” con la opción ”por la pobreza, la paz y la naturaleza”. ”Lo que nos libera de las ataduras de mirar para atrás es el perdón. Juzgamos para afuera, condenamos desde la ideología; entonces, no miramos otros aspectos”, subrayó.

”La gente se unió más, hay alegría”, resaltó Diego Figliolo, que llegó desde Villa Madero. Carmen Alessio destacó ”la humildad de Francisco”, y su nieta, Brenda, acotó: ”Con mis amigas nos emocionamos por Facebook el día que lo nombraron.” Por fin, el cura Martín recordó que Bergoglio ”revivía cuando estaba con pobres o ayudaba a enfermos, y le gustaban más las misas como San Cayetano, y no tanto las misas para ricos”. «

Llamado

A la hermana menor
El Papa Francisco llamó ayer a su hermana, María Elena Bergoglio, a su casa de Ituzaingó. ”Atiende mi hijo y dice: ‘Oh, tío’, y se me vino el mundo encima. Me contó que las cosas se dieron así y no había más que aceptarlo. Lo sentí bien, transmitía mucha alegría.”

vigilia y acción benéfica en la plaza

Las celebraciones porteñas por la asunción del Papa Francisco continuarán esta noche con una vigilia frente a la Catedral Metropolitana, que alternará espectáculos musicales con cortometrajes y oraciones, hasta el inicio de los actos en Roma, que serán transmitidos en pantalla gigante. Habrá además una acción benéfica impulsada por la Red Solidaria, Hambre Cero y jóvenes católicos que recibirán alimentos no perecederos en distintos puntos dispuestos alrededor de la Plaza de Mayo.

La vigilia está prevista para hoy a las 22 cuando comiencen las presentaciones del Padre César y los Pecadores (rock), La Tranquera (folklore) e incluirá en la medianoche la participación especial del cantante Axel. Hasta las 5 de mañana, horario previsto para el comienzo de la transmisión televisiva desde la Ciudad del Vaticano, el escenario central alternará la proyección de cortometrajes con grupos musicales cristianos y momentos de oración, según informaron desde el área de prensa del Arzobispado de Buenos Aires.

”Pedimos que traigan banderas argentinas o pañuelos amarillos o blancos”, dijo el vocero del Arzobispado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here