Los votos que se cuentan en una elección, que determinan el porcentaje que cada candidato obtiene, son los votos válidos. Los votos en blanco, nulos, impugnados y recurridos no se computan dentro del total. En el caso de balotaje, no importan los porcentajes sino la cantidad de votos válidos que obtiene cada candidato.

Los sufragios están divididos en cinco categorías:

Votos válidos: son aquellos votos que están emitidos con la boleta oficial de alguno de los dos candidatos. Estos votos se computan aunque tengan tachaduras de candidatos, agregados o sustituciones, siempre y cuando se encuentre intacto el nombre de la agrupación política y la categoría del candidato.

Si en un mismo sobre aparecen dos o más boletas oficiales del mismo partido, se computará un solo voto para el candidato, y el resto de las boletas serán destruidas.

Votos en blanco: son los votos en los que el sobre se encuentra vacío o con un papel, de cualquier color, sin inscripciones ni imágenes.

La Cámara Nacional Electoral define la función del voto en blanco como un voto válido, ya que “representa una manifestación de la voluntad del elector de abstenerse de elegir entre las diversas propuestas formuladas en un sistema legal de sufragio”. Aún así, el voto en blanco no está computado en el total de sufragios sobre los que se calcula el porcentaje de cada candidato. Si se incluyeran, cambiarían los porcentajes, ya que aumentaría el total sobre el cual se calculan.

En el caso de un balotaje, como el resultado no se define por porcentajes sino por cantidad de votos, más allá de la obligación legal, votar en blanco es lo mismo que no votar en términos de los resultados finales. Se lo considera como un sufragio en desacuerdo con las dos opciones.

Votos nulos: pueden darse en los siguientes casos:

? Cuando el voto fue emitido con una boleta que no está oficializada o con un papel de cualquier color con inscripciones o imágenes.
? Cuando el voto fue emitido con una boleta oficializada, pero contiene inscripciones y/o leyendas de cualquier tipo, salvo en el caso de tachaduras de candidatos, agregados o sustituciones, que se considera voto válido. Por ejemplo, que en una boleta oficializada de la Alianza Frente para la Victoria o Cambiemos, se taché la categoría a Presidente y no sea visible.

? Cuando el mismo sobre contenga dos o más boletas de distinto partido.
? Cuando el voto fue emitido mediante una boleta oficializada pero en esta, ya sea por estar rota, defectuosa o con tachaduras, no está legible el nombre del partido y la categoría de candidatosa elegir. Cuando en el sobre se incluya, además de la boleta oficializada, un objeto extraño. Por ejemplo, introducir una boleta en el sobre junto con una feta de fiambre.

Votos recurridos: ocurre cuando los fiscales presentes en la mesa de votación cuestionan la validez o la nulidad de un voto pero no hay acuerdo entre los fiscales de las distintas fuerzas políticas (si hay acuerdo, se trata de un voto nulo). El pedido se separa y en el momento del escrutinio definitivo -el recuento final de los votos- la Junta Electoral será la que decida si el voto es válido o nulo.

Votos impugnados: el presidente de mesa y los fiscales pueden impugnar la identidad de un elector -en el momento previo a votar- si consideran que está falseando su identidad, pero no le pueden impedir a este elector votar. En estos casos, el presidente de mesa tomará la huella digital del elector sobre un sobre especial y le entregará al elector este sobre, con el sobre regular para emitir su voto. El sobre de votación se colocará dentro del sobre de identidad impugnada junto con un acta donde consten los motivos por los cuales se impugnó la identidad del elector. La Justicia decide luego la validez de la identidad y, de considerarla válida, lo agrega a los otros votos, tomando los recaudos necesarios para mantener el anonimato del votante.

Los votos recurridos e impugnados se cuentan en una misma categoría y es la Junta Electoral Nacional, durante el escrutinio definitivo, la que decide si estos votos son válidos o nulos (los votos válidos, nulos y en blanco, en cambio, se cuentan en categorías separadas).

Este escrutinio comienza 48 horas después de la elección, En el caso de las elecciones presidenciales, no debe tardar más de diez días corridos, según establece el capítulo II del Código Electoral Nacional.

¿Qué pasa en el caso de que una persona está de viaje?

Aquellas personas que en el día de la votación se encuentren a 500 kilómetros de distancia del lugar donde deban votar o más, deben presentarse en el día de la elección a la autoridad policial más cercana para certificar su ausencia.

Los votos computados son para aquellos electores que se hayan presentado a votar. Es decir, que aunque certifiques tu ausencia, la falta de voto no se computará en ninguna de las cinco categorías mencionadas arriba.

¿Cuáles son las boletas oficializadas y cuáles no son las oficializadas?

Cada agrupación política que compita en las elecciones, presenta un modelo de boleta que deberá ser oficializada por un juzgado federal. Las boletas oficializadas son las que se presentan ante la Junta Electoral Nacional. El modelo de boleta que fue oficializado es el único que tendrá validez en las elecciones. Si dentro de un sobre se encuentra una boleta no oficializada será considerado un voto nulo, por más de que en esa boleta se encuentre el nombre de la agrupación política y la categoría a elegir. Es lo que ocurre si se vota con una boleta de las primarias en las elecciones generales, por ejemplo.

Fuente: Chequeado.com

{jathumbnail off}

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here