”Como ingeniero podés construir murallas o puentes: o te quedás mezquinamente con la información o trabajás para facilitarle la vida a las personas”

La presentación estuvo dividida en 2 partes: en la primera, el egresado de la Universidad de Mendoza hizo una réplica de su presentación en junio pasado en la “I Triple E” (como se lee en la jerga) la organización de máximo prestigio en estándares de tecnología de todo el mundo.

¿Por qué Authenware decide presentarse en la IEEE?

Las personas usan en promedio 26 contraseñas para vincularse con todo tipo de dispositivo tecnológico: sea la homebanking o el ingreso a una bilblioteca.

El Paradigma de usuario/contraseña fue muy bueno en una época, pero hoy quedó obsoleto: 3 alfanuméricos, 2 mayúsculas, 8 dígitos. La situación es insostenible.

“Aunque hagamos las cosas bien, una sola empresa no resuelve el problema de la autenticación. Nos dimos cuenta que para eso había que estandarizar el proceso como un sistema abierto, imitando lo que se hizo muy bien en otros estándares (como el Open ID) y que permitió la explosión de la tecnología tal como la conocemos. El paradigma actual hace que nos movamos en un espacio de restricciones y con mucha vulnerabilidad para la seguridad informática. Nosotros planteamos un enfoque diferente: un Estándar Abierto Internacional que le devuelva a cada usuario su (única) identidad. Una por usuario. Y no una por cada entidad con la que interactúa”, explicaba Daniel en esta primera parte.

Mudarse, él y su familia, a Silicon Valley, le permitió, como CEO de empresas tecnológicas, tener una visión acabada de hacia dónde va el mundo. Pero como todo emprendedor, los beneficios de sus decisiones se derraman en todo su alrededor. Y esta vez nos tocó a los mendocinos: “estar allá también me permite arrastrar la marca-país y la marca-provincia con quien sea que hable. Y la interacción es una constante porque forma parte de la cultura del lugar compartir las ideas y enriquecerlas entre todos”, destacaba Caselles como uno de los rasgos que quisiera que se expandiera con mayor fuerza en su Provincia natal.

“Mendoza es un excelente lugar para vivir por sus características endógenas, que van desde la formación académica, la capacidad emprendedora, un sector empresarial de desarrollo tecnológico competitivo, la seguridad –en el sentido de estar afuera de los conflictos bélicos- hasta los días de sol casi todo el año y la gran oferta turística y de tiempo libre. Es totalmente viable atraer gente que quiera vivir acá”, agregaba.

LEÉR MÁS  El ganador de La Voz donará su premio para la silla de ruedas del hermano de Mario Vilurón

La segunda parte de la charla estuvo abocada a compartir experiencias, romper mitos -y también prejuicios- de qué implica vivir en la ciudad tecnológica por excelencia. Con el estilo de quien conversa entre amigos, con increíble humildad y promoviendo la interacción, el Director de Relaciones Internacionales (y socio fundador) de la organización Polo TIC Mendoza trabajó sobre una plantilla/semáforo que destacaba virtudes detectadas en Silicon Valley y coloreadas con rojo/amarillo/verde según considerara cuán factibles fueran de implementar a nivel local.

Horizontalidad, capitalizar las experiencias de fracaso tanto como las de éxito, capitales de riesgo muy aceitados, valorar lo preciado del compartir las ideas y hacerlas crecer en conjunto fueron algunas de las fortalezas destacadas para el desarrollo de una sociedad innovadora, haciendo especial hincapié en no ser nada que Mendoza no pudiera implementar.

LEÉR MÁS  Mario Vilurón, el mendocino que cautivó al país: “La Voz me dio mucho trabajo”

Para cerrar, un mensaje propio de la sensibilidad del emprendedor (y su capacidad de ver el mundo de una perspectiva diferente): “nadie llega más lejos de lo que recorrió hacia adentro. Hace años que con mi esposa decidimos que íbamos a ser felices adonde quiera que fuéramos. Nuestra casa es donde podemos ser nosotros mismos cada día, haciendo lo que nos hace felices todos los días.” Para el Polo TIC Mendoza, una organización que apuesta por el desarrollo tecnológico como una puerta de entrada a la calidad de vida de los mendocinos, ver a Daniel y hasta donde ha llegado es como, en los ‘80, ver a Neil Amstrong clavando bandera, esta vez argentina, en la mismísima luna.

+INFO: Universidad de Mendoza – Polo TIC Mendoza

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here