Ofrecen hasta 10% más del valor. Aseguran que el Banco Central hace al menos dos años que no envía monedas nuevas a a la provincia.

Compro monedas. Pago 10%”, se puede leer en la puerta de una fiambrería ubicada en el Mercado Cooperativo de Guaymallén. Un cartel similar se encuentra frente a un supermercado chino de Godoy Cruz.

Es que desde hace un tiempo a los comerciantes minoristas se les hace complicado conseguir cambio para sus clientes. Por esa razón algunos decidieron pagar extra por el metal y así evitarse otros inconvenientes.

“No hay monedas y si les doy vuelto a mis clientes con algún producto se me enojan. Aparte ya no hay casi nada que valga tan poco”, relata Roberto desde la fiambrería guaymallina.

Él a veces ofrece sobrecitos de condimento para el arroz amarillo y tiene clientes de otros negocios que incluso le compran esos sobres para entregar ante la falta de cambio chico.

“Cuando vas a pedir monedas en el banco se te ríen porque no tienen o te mandan a buscar un día específico en la semana, cuando yo estoy atendiendo el local”, se queja Roberto.

Luego de hacer cálculos, determinó que le es más conveniente pagar un 10% el valor de las monedas que perder entre $ 50 y $ 60 de caja diaria por redondear a favor del cliente, tal como indica la ley.

El comerciante cuenta que se trata de una práctica común entre sus pares y que estima que se debe a la falta de emisión de monedas. “Yo creo que el gobierno no emite porque es más caro el metal que el valor de la moneda en sí, igualmente sólo es un problema de Mendoza, en Buenos Aires no es así”, asegura.

Mariana, vecina de Godoy Cruz y quien tuvo un quiosco hasta hace pocos meses, recuerda que hacía lo mismo para tener monedas: “Las necesitás de forma constante y no tenés tiempo de conseguirlas de otra manera”.

Y explica que perdió muchas ventas por no tener cambio y que, si bien tenía posnet, no le era redituable incentivar a que los clientes pagaran por este mediopor montos tan bajos. “Es un problema desde hace años y no veo a nadie preocupado en buscarle solución”, denuncia.

Mercado de monedas

Para el economista José Vargas, la compra-venta de monedas es bastante común desde hace un tiempo. “Hay que tener en cuenta la dificultad para hacerse de cambio. Uno sabe que desde $ 20 en adelante es fácil, pero menos es prácticamente imposible”, señala.

Según su experiencia, son los comercios minoristas los más afectados por la situación, por lo que han decidido actuar al respecto. “En muchos casos terminaron perdiendo ventas por lo que no les quedó otra que salir a comprar monedas”, explica Vargas.

A su vez, destaca que los bancos tienen un mínimo de monedas para cambiar por día pero que se agotan rápido: “Además los comerciantes, por una cuestión de tiempo, no pueden ir todos los días a buscarlas”.

Por otra parte, remarca que existe en Mendoza un mercado informal de venta de monedas: “Gente que se dedica a recolectarlas y venderlas para sacar un beneficio mayor a su valor. Se trata de un sistema muy bien armado”.

Si bien no está dentro del marco de la ley, este mercado está totalmente reconocido y aceptado en la sociedad, de la misma forma que los llamados “arbolitos”. “Se necesita este tipo de informalidad para terminar supliendo donde hacen falta”, reconoce el economista.

Para Vargas no es que falten monedas, sino que hay un problema en la distribución. Además, asegura que hay personas que se dedican a fundirlas, porque el valor del metal es mayor a su denominación: “Pero no influye demasiado, porque es relativamente poco lo que las funden en relación a las monedas que circulan”.

Consultado al respecto, el secretario general de La Bancaria Mendoza, Sergio Giménez, destacó que los comerciantes pueden llegar a pagar hasta un 20% más las monedas y que por lo menos desde hace dos años, el Banco Central no envía a Mendoza monedas de ningún valor.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here