Tiene 25 años, trabajaba como técnico en una empresa proveedora de internet y como “changuita” vendía certificados médicos truchos on line. El precio variaba en función de los días que el comprador necesitaba para justificar su ausencia en el trabajo. ”Por ejemplo, por 72 horas de licencia falsa por una conjuntivitis cobraba 50 pesos, y por una tendinitis que demandaba dos semanas de descanso, $200”, explicaron fuentes del caso.

La operatoria fue descubierta por el Área de Investigaciones Telemáticas de la Policía Metropolitana, cuando en una plataforma de compras y ventas on line encontró que se ofertaban certificados médicos truchos con membrete de instituciones de salud y con prescripción médica apócrifa; una actividad es penada por la ley porque infringe el Art. 208 del Código Penal.

LEÉR MÁS  El abogado de Petean Pocoví apeló la prisión preventiva

La investigación comenzó con la identificación de los usuarios que de manera anónima dieron de alta los avisos. Así llegaron a cinco cyber locutorios, ubicados en los barrios porteños de Parque Patricios y Pompeya; y en la localidad bonaerense de Valentín Alsina.

Luego, se determinó que la entrega de los certificados se hacía en un domicilio de la calle Atuel, en Parque Patricios y se procedió a un allanamiento. Allí había tres personas mayores de edad que intentaron ocultar toda la información vinculante con la causa en un doble fondo de uno de las habitaciones.

LEÉR MÁS  ¿Una vendetta de Israel?

Tras el secuestro de dos CPU, una computadora portátil, seis celulares, cuatro sellos con matricula médica, recetarios con membrete de instituciones médicas y documentación vinculada con la causa; se procedió a la aprehensión de un joven, quien quedó imputado por el delito de “ejercicio ilegal de la medicina”.

En la causa iInterviene el Juzgado de Primera Instancia en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°16, que ahora también instruyó actuaciones para determinar si los sellos y los recetarios eran originales o habían sido robados; y para constatar si el imputado, además de vender certificados médicos truchos, también proveía a sus clientes de recetas truchas.

LEÉR MÁS  Transportes escolares: Ahora no podrán tener más de diez años de antigüedad

Fuente: Clarin

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here