A más de dos semanas de la desaparición del joven artesano Santiago Maldonado en Chubut, se conoció en la mañana de este viernes que el Ministerio de Seguridad contaría con una nueva pista relacionada a su búsqueda.

Está basada en el ataque de mapuches que sufrió un puestero de la estancia que Luciano Benetton adquirió en 1991 en esa provincia patagónica. En ese lugar fue visto por última vez el 1° pasado Maldonado, que ahora es buscado intensamente.

Sus familiares denunciaron que fue detenido por efectivos de Gendarmería durante un operativo ordenado por la Justicia Federal.

LEÉR MÁS  Encontraron a un joven docente muerto en un departamento del centro

Sin embargo, la investigación podría tomar otro rumbo en base a las declaraciones del puestero, quien afirmó que en el momento del ataque se defendió con un cuchillo e hirió “de mala manera”, según dijo, a un hombre joven.

Lo llamativo es que nadie apareció herido después. Una de las varias hipótesis que ahora maneja Seguridad es que la víctima podría ser Maldonado y que habría huido alejándose del lugar.

El análisis de las llamadas desde y hacia los celulares del joven buscado –tenía tres aparatos– podría aportar evidencias para lograr finalmente su ubicación, aunque se estima que el trabajo pericial podría durar hasta diez días.

LEÉR MÁS  ¿Vas a Chile? Cuáles son los requisitos para viajar sin problemas

Mientras tanto, la Justicia continúa investigando la hipótesis de la participación de la Gendarmería en la desaparición forzada de Maldonado.

Dos de los integrantes del la comunidad mapuche en Leleque, que declararon como testigos protegidos y que son allegados a Facundo Jones Huala, el líder mapuche detenido en una cárcel de Esquel, afirmaron que Maldonado fue aprehendido, golpeado, introducido primero en una Unimog dentro del predio y luego traspasado a una camioneta blanca de la Gendarmería, en la ruta 40, a unos 500 metros del lugar donde actuó la fuerza.

LEÉR MÁS  Pronostican una ola de calor que afectará a los mendocinos

Esas declaraciones constan en la instrucción que lleva adelante la fiscal federal de Esquel, Silvina Ávila, en el marco de una causa penal por desaparición forzosa de persona, y se agregaron como prueba a los tres pedidos de hábeas corpus, unificados en una sola causa, que instruye el juez federal de Esquel, Guido Otranto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here