Caso Johana Chacón: hallaron huesos pertenecientes a una persona joven

Estudios confirmaron que los restos secuestrados en la finca de Luque en Lavalle son de un humano de entre 11 y 18 años.

Los huesos habían sido levantados de la finca donde vivía la estudiante junto al único acusado del crimen, Mariano Luque, juzgado por homicidio criminis causa. Pero recién seis años después la Justicia ordenó realizar nuevos estudios que permitieran determinar si se trataba de restos humanos o animales.

En la audiencia que se desarrolló ayer en Tribunales los antropólogos de la facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, que cooperan con el Cuerpo Médico Forense fueron concluyentes: pertenecen a una persona de entre 11 y 18 años de edad.

El abogado querellante Fernando Peñaloza precisó a Los Andes que se trata de “un metatarso de un pie que se corresponde con un cuerpo humano, según determinaron los antropólogos”.

El letrado añadió que se trata de restos de una persona de “entre 11 y 18 años, en función de los tamaños”. Dos antropólogos fueron consultados sobre el sexo de la persona a la que pertenecían los huesos pero aclararon que ello no se puede determinar ya que se trata de restos de una persona joven y no se han desarrollado.

LEÉR MÁS  Los padres de los jóvenes vinculados al Hezbollah: “Somos musulmanes, no terroristas”

“Esos huesos se recolectaron en la finca Curallanca durante las primeras medidas que se hicieron en 2012 pero no se habían peritado. Estaban en el mismo lugar donde años después Beatriz Chacón (hermana de la víctima) declaró que fueron quemados los restos”, detalló Peñaloza. El abogado precisó que se trata de una churrasquera donde también hay un horno de barro. Consultado sobre el origen de los huesos en el lugar, en su momento Luque dijo que habitualmente quemaban animales muertos allí.

“Se determinó que los huesos habían sido removidos del lugar. También hay restos de costillas pero los especialistas declararon que están en duda y no han podido determinar si se trata de restos humanos”, añadió el letrado, y precisó que “al estar incinerados no se pudo extraer material orgánico para hacer cotejo de ADN” y determinar si son de Johana.

El relato de Beatriz
La confirmación de que se trata de restos óseos humanos y de una persona joven y el hecho de que fueran hallados en el mismo lugar que señaló la hermana de Johana, respaldan su testimonio y lo que sostiene la querella. El 19 de setiembre pasado, Beatriz Chacón declaró por octava vez y sindicó a Mariano Luque como el asesino de su hermana.

LEÉR MÁS  Avanza proyecto del PJ para cambiar ley 7.722 y reactivar la minería

“En un momento salgo de la pieza y lo encuentro a Mariano (Luque) que la está ahorcando a Johana con una soga en la cocina”, contó Beatriz.

La joven declaró que luego vio por la ventana cómo Luque transportaba en una carretilla el cadáver de la estudiante hasta un lugar de la finca donde habitaban. Dijo que Luque quemó el cuerpo dentro de un tacho en una churrasquera.

“Yo estaba embarazada de gemelos y él (Luque) me dijo que no dijera nada porque me iba a pasar algo”, contó Beatriz. La testigo también relató que después vio al acusado cavar un pozo para buscar los restos de la adolescente cuando se enteró de que iban a realizar un allanamiento en la finca.

“Las nuevas pruebas son elementos que nos llevan a coincidir con el relato que hizo Beatriz sobre cómo fue asesinada Johana”, indicó Peñaloza, y detalló que ayer las conclusiones antropológicas fueron sumadas como pruebas al expediente. El juicio continuará la semana próxima.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here