La pericia oftalmológica prevista para esta semana será clave. Son días intensos en la causa que investiga la muerte de Genaro Fortunato, ocurrida la madrugada del 9 de septiembre, cuando el rugbier de 25 años fue arrollado por el Fiat Idea que conducía su novia, Julieta Silva. En ese vehículo habían salido ambos y, por razones que todavía no son claras, la diversión terminó en el fatal desenlace.

Son días intensos en la causa que investiga la muerte de Genaro Fortunato, ocurrida la madrugada del 9 de septiembre, cuando el rugbier de 25 años fue arrollado por el Fiat Idea que conducía su novia, Julieta Silva. En ese vehículo habían salido ambos y, por razones que todavía no son claras, la diversión terminó en el fatal desenlace.

A esta altura de la investigación, el principal objetivo de la abogada Florencia Garciarena, representante legal de Silva, es atenuar la dura carátula con que la fiscal Andrea Rossi imputó a su defendida. El “homicidio doblemente agravado por el vínculo y su comisión con alevosía en concurso ideal”, de mantenerse, equivale a la posibilidad que la conductora pase, por lo menos, 35 años en la cárcel. Garciarena buscará llevar la acusación al otro extremo, al del homicidio culposo, pero para ello tendrá que demostrar fehacientemente que la muerte de Fortunato fue un accidente, que Silva no usó el auto para matar a su novio aprovechando que estaba tendido en la carpeta asfáltica, tal como planteó en un principio Rossi y como sostiene (y sostendrá) el abogado Tíndaro Fernández, letrado de los Fortunato que se constituyeron en querellantes.

LEÉR MÁS  “Si el Justicialismo no se une, estaré en un monobloque”

Si bien la defensora oficial Garciarena optó por no hablar con la prensa desde que empezó su trabajo en la causa, fuentes judiciales aseveraron a Diario San Rafael que la estrategia que construye para atenuar la situación procesal de Silva, tiene entre sus cimientos el problema visual que afecta a la conductora. Como detallamos la semana pasada, a fines de enero el oftalmólogo Martín Oliva firmó un certificado en el que indicó que Silva padece astigmatismo y debía utilizar anteojos para conducir. Ese documento fue presentado por Garciarena e incorporado a una de las fojas del expediente que lleva adelante Rossi.

“TENÍA PROBLEMAS PARA VER LA BOCHA DE HOCKEY”

Por otra parte, el último viernes continuó el paso de testigos por la Fiscalía de Rossi, y una amiga de la conductora reforzó, o intentó hacerlo, los problemas visuales de Silva: “tenía problemas para ver la bocha de hockey”, declaró, en relación a la disciplina que la imputada practicaba en el Club Banco Mendoza.

Más allá del certificado firmado por Oliva y la declaración de la amiga de Silva, resta una prueba fundamental que es la pericia oftalmológica de Silva que ya ordenó la fiscal y que se ejecutará una vez concluido el informe mecánico del hecho a cargo de Policía Científica. El examen oftalmológico determinará la agudeza visual de Silva y qué incidencia pudo tener en la madrugada del hecho, donde quedó establecido que la mujer condujo el vehículo sin utilizar lentes, los que quedaron en su casa de calle 3 de Febrero, según confirmó después el padre de Julieta.

LEÉR MÁS  Hoy no abren las oficinas del Registro Civil de la provincia

En ese marco, el abogado Tíndaro Fernández no quiere limitarse a la pericia oftalmológica sino además planteó realizar una prueba de luminosidad para determinar, mediante la opinión de profesionales, si la luz artificial producida por la luminaria pública era óptima. El cuerpo de Genaro quedó tendido justo debajo de una farola que funcionaba y funciona, por lo que se desestimó la posibilidad de que la oscuridad haya sido un factor incidente.

Por otra parte, el pasado viernes Julieta Silva fue trasladada al hospital Schestakow donde fue sometida a una pericia psicológica. De acuerdo al sitio “Psicólogo Forense”, el objeto de dicha pericia es el análisis del comportamiento humano en el ámbito de la ley y del Derecho. Según se señala en las leyes de enjuiciamiento Civil y Criminal, en este caso la fiscal puede pedir auxilio a un perito psicólogo para conocer mejor la naturaleza de unos hechos o de una persona. De esta forma, el perito psicólogo mediante el informe pericial psicológico “asesora” a la fiscal en los diferentes ámbitos del Derecho.

LEÉR MÁS  Con la modificación de la ley de glaciares se favorecerá a la minería

Este asesoramiento permite determinar el estado en el que se encuentra la salud mental de una persona, evaluar si tiene secuelas psicológicas de algún suceso traumático o valorar si es responsable penalmente en función de un posible trastorno mental.

En virtud de lo que declaró Rossi durante su primera conferencia de prensa, Silva estaba en condiciones de ser imputada, pues comprendió desde un primer momento lo que ocurrió aquella noche y el desenlace de su acción.

Qué ocurrirá esta semana

La que empieza será una semana muy importante en la causa que lleva adelante Rossi, pues se conocerán los resultados de la pericia psicológica, y -primordialmente- se aguardan las conclusiones de Policía Científica mediante el informe mecánico del hecho. Con ese documento, anticipó días atrás Tíndaro Fernández, no habrá barreras para ejecutar la pericia oftalmológica.

Cabe recordar que Rossi tiene tiempo hasta el 6 de octubre para convocar a la audiencia en la que deberá exponer, ante el juez Pablo Peñasco, la situación procesal de Julieta Silva. Se determinará, en ese encuentro del que también participarán la imputada, la defensora y el querellante, el procesamiento o no, la prisión preventiva o la libertad y, en caso que siga privada de su libertad, cómo será el cumplimiento de la misma, si en la cárcel, donde actualmente se encuentra o en un domicilio que tendrá que ofrecer la defensa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here