Este martes, en los tribunales de San Rafael , tendrá lugar la audiencia de apelación que resolverá si Julieta Silva sigue en la cárcel y si mantiene o no la imputación formulada por la fiscal Andrea Rossi, luego de la muerte de su novio, Genaro Fortunato, el 9 de septiembre, a la salida de un bar del departamento del sur de la provincia.

Alejandro Cazabán, abogado defensor de Silva, diseñó una estrategia para darle un revés a la causa. Se presentó un video de la salida del bar, donde no se registran peleas entre la mujer y Fortunato y demostrar que no existen pruebas suficientes para sostener la acusación de homicidio doblemente agravado por el vínculo y alevosía (que prevé penas que van de los 8 a los 25 años de prisión). Una de las situaciones que presentará también el abogado, será que la relación entre Silva y el joven rugbier, no era, frente a la legislación penal- apta de considerarla “vínculo”.

LEÉR MÁS  Les vendieron un pollo en mal estado y ahora deberán pagarles $600 mil

Además tendrá que demostrar que Silvia no tuvo una conducta alevosa, o sea, no quiso matar a su novio intencionalmente, aprovechando que Fortunato se encontraba tirado sobre la calzada de la calle El Chañaral. También se pondrá en duda las percepciones de la fiscal Rossi, que calificó a Silva de actuar con “frialdad” y que “solo se mostró compungida cuando se enteró de su situación procesal”. Lo que si complica a Silva, y por lo tanto a los elementos que presente su abogado, es la pericia psiquiátrica de la imputada.

LEÉR MÁS  Cornejo sobre el pacto fiscal: “Es para la construcción de una economía sana”

El defensor apunta al cambio de la carátula de la causa de “homicidio culposo agravado” o un “homicidio simple con dolo eventual”. La acción culposa es que da cuenta de la negligencia de quien la comete, a su vez, por la pericia toxicológica que determinó que Silva conducía excedida de alcohol, lo que representa un agravamiento del delito.

LEÉR MÁS  Entradas Vendimia 2018: la más cara $400; la más barata $110

El dolo eventual se aplica cuando para la justicia una persona podía ocasionarle la muerte a otra, y no lo evitó, continuó su accionar, haciendo alusión de que Silva, aunque vio a Fortunato caído en el suelo, igual arrancó su vehículo y realizó un vuelta en “U”, atropellándolo.

Cazabán pedirá que la prisión preventiva se cumpla en su hogar y no en la unidad carcelaria, ya que no hay riesgo de fuga ni riesgo del entorpecimiento del proceso mediante el ocultamiento de pruebas o presión a testigos.

La audiencia comenzará a las 9 de la mañana.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here