Quien antes de los 30 años se exponga regularmente a la radiación ultravioleta para broncearse, aumenta el riesgo de padecer cáncer de piel en un 85 por ciento. Los más expuestos son, por lo tanto, niños o adultos jóvenes, según DPA.

Además, los expertos también detectaron una relación entre las cabinas de bronceado y los tumores en los ojos. Por eso, la IARC colocó a los aparatos bronceadores en la categoría más elevada de riesgo de cáncer.

LEÉR MÁS  El abogado de Petean Pocoví apeló la prisión preventiva

De esta manera, las cabinas de rayos ultravioletas con consideradas ”cancerígenas”. Hasta ahora, eran calificadas sólo ”probablemente cancerígenas”.

De ahora adelante, estos dispositivos son considerados tan peligrosos como los cigarrillos o el amianto. Los expertos de la IARC asesoran a la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Telam

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here