Pupé (Gabriela Giribet) y Boby (Roberto Mampel) son un matrimonio que hace dos años comenzaron a investigar en tintes naturales y crearon su propia marca: by Pupé, que fue la firma que ganó el premio a la innovación en indumentaria 2014 en la Feria Puro Diseño en Buenos Aires. Benito Fernández entregó el galardón y aseguró que es la primera vez que una provincia se lleva este reconocimiento.

En una charla, la pareja nos contó cómo es que llegaron a la feria y a trabajar con los tintes y las telas.

¿Cómo llegan al stand de Puro Diseño 2014 de Mendoza en Buenos Aires?

Gabriela Giribet: El año pasado el IDC realizó una convocatoria para una ronda de negocios en el Intercontinental. Fuimos, dejamos nuestros datos y cuando nos convocaron a participar de Puro Diseño.

Se organizó una reunión para los 120 diseñadores que nos presentamos y el IDC nos contó cuales eran las condiciones que había que reunir para poder estar en la curaduría (la preselección) para participar en el espacio que Mendoza tenía en el stand de esta feria.

Teníamos que presentar nuestro producto con packaging y todos los detalles lo más bonito que se pudiera.

La curaduría la hicieron el diseñador y director Creativo de Pony, Andrés Gotelli y Jorge Degui, director técnico de la feria que vinieron de Buenos Aires y la selección fue muy linda y limpia. Nos hicieron una devolución muy profesional y constructiva sobre nuestro trabajo. Fue una larga y emocionante jornada.

Éramos 50 emprendedores los que nos presentamos ese día y quedaron sorprendidos de la potencialidad que tiene Mendoza en diseño.

Roberto Mampel: Ellos nos hicieron ver que ir a la feria era un desafío de escala, no nos podíamos presentar con una mantita y una remera. Hay que tener material y continuidad en la productividad para poder vender e insertar el producto.

GG: El 18 de mayo fui a la Feria, empezamos con 120 prendas y Boby siguió mandando ropa. Por ahora somos solo nosotros dos los que hacemos esto.

RM: Nuestros amigos nos ayudaron mientras Pupé estaba en Buenos Aires con cosas como el etiquetado y la folletería.

GG: Nuestra intención era mostrar el producto que hacemos, había gente que se sorprendía de saber que los diseños eran realizados con plantas, ver la planta y luego el diseño en la prenda.

¿Cómo fue lo del premio? ¿Se lo esperaban?

GG: La verdad que no, nuestra energía estaba puesta en el stand y en explicar el procedimiento y en mostrar el producto, llevamos dos prendas cerradas para mostrar el procedimiento.

LEÉR MÁS  Intentaron matar al femicida Farré en la cárcel y lo salvó el tío de Wanda Nara

Y como Mendoza había sido seleccionada para mejor stand, se veía que había movimiento, los de prensa pasaban y dejaban sticker de producto seleccionado. Y se comentaba que mientras más sticker tenías había más posibilidades de ganar.

Cuando se va a hacer la entrega de premios, yo estaba sola en el stand y me dicen que vaya igual porque Mendoza tiene posibilidades de premio.

Llegué tarde y Jorge Degui anunció el premio a la innovación en indumentaria que entregaba Benito Fernández, quien dice que es la primera vez que una provincia se queda con un premio y luego nombra la firma, by Pupé.

RM: Fue un orgullo y un reconocimiento a nuestro esfuerzo, un premio a dos años de trabajo.

¿Cómo deciden empezar con esta técnica?

GG: Por un producto que veo y me atrapa, explica Gabriela, empiezo a investigar de que se trata este producto y me topo con el fieltro. Realizo un curso básico en Mendoza donde aprendo que se trabaja desde el vellón de oveja y de acuerdo a la manipulación que uno le de y combinándolo con agua y jabón, lo amasas y se arma un paño con firmeza que permite el corte y la costura o un armado sin costura sobre un molde.

Empezamos con carteras, aprendiendo con texturas y después de ahí pasé al aprendizaje de indumentaria. Me conecté con gente de Buenos Aires que vino a Mendoza a darnos un curso para fieltro donde nos introducen en moldería y todos los trabajos que implica el paño para indumentaria.

¿Cuándo empezaron?

GG: Empezamos hace dos años, el año pasado fue de capacitación, de probar. Y con el fieltro es que descubro los tintes naturales, empieza como una técnica para darle valor agregado al fieltro. Nos volvemos a conectar con gente de Buenos Aires y vienen a darnos un curso de tintes naturales.

Luego surge la inquietud de tintes naturales en algodón porque la idea era trabajar remeras para el verano. Después fui a Buenos Aires para hacer un curso de tapados con sedas naturales y la mezcla del vellón.

Luego empezamos el trabajo de investigación del entorno desde nuestro jardín, hasta lo que encontramos en las calles cuando nos movemos, es la búsqueda constante.

¿Roberto, vos cuando te involucras en el proyecto?

RM: El año pasado, porque ella lo tenía como una técnica artesanal y como todo lo artesanal tiene el problema del trabajo a escala, el desafío era aumentar la cantidad de producción.

LEÉR MÁS  Confirman tres casos de sarampión y pide extremar la vigilancia

Yo venía de cambios de vida y de trabajo pero he sido alguien que en los últimos 10 años he estado atrapado por las formas de la naturaleza y he hechos mis hobbies y mi expresión desde la naturaleza.

Entonces cuando empecé a ver los primeros pasos de Pupé con respecto a esto, dije esto es muy poderoso y empezamos a desafiarnos, a probar telas, plantas y formas dándole la personalidad a by Pupé (la suma de Boby y Pupé, estoy oculto en el nombre).

En principio participé con humildad y me encargo mucho del tema plantas, hago la cosecha la recolección, el mantenimiento y el cuidado de la planta para que esté en la condición idónea para impregnar su tinte en la tela.

Empezamos con la viscosa y otras telas que nos permitía transmitir más, lo que se empezó a observar es que todo es dinámico, las plantas nunca están en el mismo estado fenológico, entonces tienen distintos niveles de pigmento y distintos niveles de expresión en el pigmento, las telas como soportes cambian las expresión del pigmento, los mordientes también la variación de gramajes en la solución hace diferencias en el resultado final y después también nuestra intensión, no todos los días tenés la misma energía para diseñar.

¿Cómo es un día de diseño?

RM: Se planifica desde el día anterior, buscando las plantas, las telas para tener todos los recursos necesarios, algunas plantas se cortan en el momento para conservar el pigmento. La inspiración se planea en este caso para ganar a la escala y poder hacer la cantidad. Siempre se busca tener abundancia de elementos para no tener restringida la paleta, mientras más diversidad tenemos, mas caminos podemos crear y combinar.

GG: La prenda es una hoja en blanco. En días productivos fuertes llegamos a realizar 20 prendas porque cada una te lleva desde 40 minutos a 1 hora. Este trabajo nunca llega a ser masivo, la matriz es una a una, jamás salen dos prendas iguales.

¿Cuántos días son entre que empezaste el trabajo hasta ver la prensa terminada?

GG: Son entre tres y cuatro días. Entre que armás la prenda, la diseñas con las plantas, le haces todo el proceso de tinte que incluye hervido y la dejás lista para ser usada.

RM: Entre ese momento que dejás la prenda te desvinculás de ella energéticamente y cuando volvés te sorprendés de lo que resulta.

LEÉR MÁS  Misterio por la muerte de una joven en su departamento céntrico

GG: El tema es que nosotros hemos empezado a hacer cadena, todos los días estamos abriendo prendas nuevas.

¿Estas prendas con tintes naturales deben tener algún cuidado especial?

GG: Lo que recomendamos es el trato que tiene un sweter delicado, con agua fría y un jabón neutro o para ropa fina. Que no pase por lavarropa. Porque son muchas horas de agua.

Hay que tener en cuenta que al ser natural la pigmentación va cambiando con el tiempo, se aclaran los fondos de las prendas. La prenda evoluciona.

RM: Otra de las características de estas prendas es que cuando se humedecen despiden el aroma de las plantas, un olor a campo.

¿Para acceder a estos diseños solo lo hacemos a través de la indumentaria que ustedes proponen?

RM: Trabajamos sobre prendas compradas y algunas cosas con diseño propio. Nuestro producto es verdaderamente el diseño, eso es lo que vendemos. La excusa es la prenda. Lo que le proponemos a la gente es rediseñarle una prenda de ellos mismo. Todos tenemos una prenda que nos encanta pero que se manchó con aceite o con lavandina o perdió color y nuestra propuesta es rediseñarla con nuestros pigmentos para poder reutilizarla.

Además estos son más cercano a la gente y más económico (rondando los $200, $300 de acuerdo al material y al tamaño del producto). Además esto se puede usar en distintas variedades de telas por lo que cada persona puede usar nuestros estampados en donde quiera desde un sillón, una silla, un mantel, hasta una camperita y un jeans.

La idea es que cuando usas colores claros se transfieren más pigmentos en tanto que en colores oscuros se trabaja sobre sombras de patrones y óxidos.

¿Ustedes son diseñadores?

RM: Pupé es bioquímica y yo vengo de la industria vitivinícola, viví de las plantas para sacarle productividad y a partir de estos cambios de vida, empezamos a buscar cosas distintas. Tras 18 años de matrimonio realizamos un proyecto en común que nos conecta y nos lleva por el nuevo camino que hemos elegido donde estamos más presentes e integrados como familia y entre nosotros creando armónicamente.

¿Cómo podemos contactarnos para adquirir un producto o un diseño?

Facebook by Pupé diseños naturales. También en Minka tienda de diseño ubicada en Paso de los Andes 991 Ciudad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here