A unos 500 años luz de la Tierra, una estrella como nuestro Sol agoniza. Chi Cygni se hinchó hasta convertirse en una gigante roja de un tamaño capaz de tragarse cualquier planeta a una distancia como la que separa el Sol de Marte en nuestro sistema.

 

Además, empezó a emitir pulsaciones latiendo como si se tratase de un corazón gigante, consignó el diario español ADN.es.

 

Nuevas fotos en detalle de la superficie de esta lejana estrella muestran sus movimientos vibratorios con un detalle sin precedentes.

LEÉR MÁS  Un traficante mendocino que vendía armas por Facebook terminó tras las rejas

 

”Este trabajo abre una ventana al futuro de nuestro Sol a 5.000 millones de años vista, cuando esté cerca del final de su existencia”, explicó Sylvestre Lacour, del Observatorio de París.

 

Chi Cygni pulsa una vez cada 408 días. En su diámetro más pequeño de 300 millones de millas, se torna moteada con puntos brillantes como llamas masivas de plasma caliente enturbiando su superficie.

 

Esos puntos son como los gránulos de la superficie de nuestro Sol, pero mucho más grandes.

LEÉR MÁS  El Pasaporte aumenta más del 70% a partir de este martes

 

A medida que se expande, Cygni se hace más fría y oscura, creciendo en diámetro hasta los 480 millones de millas, suficente como para engullir y asar hasta el cinturón de asteroides de nuestro sistema si se tratase del Sol.

 

Por primera vez, los astrónomos fotografiaron esos cambios dramáticos en detalle. Informan de sus hallazgos en el número del 10 de diciembre de ”The Astrophysical Journal”.

 

”Hemos creado esencialmente una animación del pulso de una estrella a partir de imágenes reales”, señaló Latour. ”Nuestras observaciones muestran que la pulsación no sólo es radial”, añadió.

LEÉR MÁS  Encontraron a un joven docente muerto en un departamento del centro

 

Tomar imáganes de estas estrellas variables es extremadamente difícil por dos razones.

 

Por un lado, están ocultas por una compacta y densa capa de polvo y moléculas, y por otra, porque se encuentran muy alejadas y se muestran muy pequeñas, por lo que es preciso recurrir a técnicas de interferometría.

 

Para este trabajo se recurrió al observatorio IOTA (Infrarrojo-óptico) del Smithsonian Institution, ubicado en el Monte Hopkins (Arizona).

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here