La aeronave de carga rusa-ucraniana tocó suelo cordobés pasadas las 10,30. En su interior trae la usina termoeléctrica que está construyendo en Villa María la empresa MSU.

El avión Antonov, uno de los más grandes del mundo, aterrizó esta mañana pasadas las 10,30 en el Aeropuerto Ingeniero Taravella, de Córdoba, luego de 18 años.

La aeronave de carga ruso-ucraniana trae en su interior equipamientos para la usina termoeléctrica que se está construyendo en Villa María por la empresa MSU.

Fuentes de la estación aérea de Córdoba señalaron que el operativo de descarga tardará unas 5 horas.

La mole de los cielos proviene de Houston y realizó escalas técnicas en Cancún, México y Lima, Perú.

“La aeronave trae dos módulos de control (Power Control Module), equipos que contienen todo el sistema para el manejo de cada una de las turbinas de gas”, detalló Ricardo Bernengo, Director Comercial de MSU, al tiempo que agregó que “el traslado en avión nos permite acortar los tiempos, en barco hubiésemos demorado unos 30 días más”.

El avión, de largo alcance y gran capacidad de transporte, puede trasladar hasta 150 toneladas de carga, y es usado exclusivamente para transportar locomotoras, turbinas para centrales eléctricas, yates, y material de grandes dimensiones.

El trabajo de descarga abarcará unas cinco horas, en una logística inusual en el aeropuerto de Córdoba, y el avión se quedaría en Pajas Blancas hasta la tarde del 20 de septiembre.

MSU Energy construye en el parque industrial de Villa María una planta termoeléctrica que contará con tres turbinas General Electric con capacidad de generación de 50 MW cada una.

Para la construcción, la empresa contrató cerca de 500 obreros y profesionales como mano de obra directa de Villa María y ciudades aledañas, y tiene más 112 empresas y comercios que proveen materiales, insumos, servicios y trabajos dentro de la planta, que demandará una inversión de 150 millones de dólares.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here