Según informaron fuentes oficiales a Télam, Colom se comunicó esta mañana con la presidenta argentina para expresarle sus condolencias por el asesinato de Cabral, y le confirmó que hay ”datos concretos” para pensar que se trató de ”una emboscada, planificada y de la que participaron al menos tres autos”.

El presidente guatemalteco le dijo a Fernández que ”están puestas todas las herramientas y los recursos para esclarecer el hecho” y que se busca a los asesinos para atraparlos, medidas que permitieron horas después encontrar abandonada una camioneta con orificios de disparos y chelecos antibalas en su interior que se presumen utilizaron los atacantes.

El Ministro de Gobernación Carlos Menocal, relató que el ataque en donde falleció Cabral se concretó a las 5.20 y se presume que podría ir dirigido al empresario salvadoreño Henry Fariña, quien viajaba en el mismo Land Rover blanco que Cabral hacia el aeropuerto Internacional La Aurora, para continuar con la gira en Nicaragua.

De acuerdo a los primeros relatos, hombres armados y a bordo de tres vehículos perpetraron el ataque frente a una estación de bomberos de El Trébol: uno que se colocó enfrente para que el conductor que llevaba a Cabral disminuyera su velocidad y mientras desde los otros dos vehículos dispararon.

Los custodios de Fariña trabaron tiroteo con los agresores e iniciaron una breve persecución hasta ponerlos en fuga, tras lo cual regresaron a auxiliar a las víctimas.

Menocal dijo que Cabral ”recibió 18 impactos de bala”, mientras que Fariña fue trasladado a un centro asistencial en estado delicado y una tercera persona, el representante del artista, David Llanos, resultó herido, sin embargo no se conoce sobre su estado.

El cónsul argentino en Guatemala, Enrique Vaca Narvaja, dijo a la prensa en el lugar del crimen, que el cuerpo de Cabral será trasladado a su país ”entre el lunes y el martes”, trámite para el cual ya viajaban desde Buenos Aires familiares del cantautor.

”Acá están trabajando muy bien y no es necesario, por ahora, que Argentina envíe investigadores”, agregó el diplomático, citado por los medios locales Prensa Libre y El Periódico, en referencia a las primeras medidas adoptadas por el Ministerio Público para dar con los autores del crimen.

Cabral fue asesinado en una emboscada en el Bulevar Liberación y 14 calle, a inmediaciones del puente de El Trébol, luego de haber salido del Hotel Tikal Futura (donde se había hospedado) y se dirigía hacia el Aeropuerto Internacional La Aurora, luego de sus conciertos en Guatemala, informó el ministerio de Gobernación.

Cabral ofreció una actuación en la ciudad de Guatemala y otra en Quetzaltenango.

El piloto de la camioneta que custodiaba a Cabral comentó a Emisoras Unidas que los atacantes se conducían en al menos dos vehículos y ”arremetieron” contra el cantautor, y de inmediato inició un tiroteo.

Las distintas versiones que circulan en los medios locales aún no permiten definir el objetivo del ataque y se especulaba que el ataque podría haber sido dirigido al empresario fariña y no al cantor argentino.

Respecto a la hipótesis del atentado contra Fariña, Vaca Narvaja dijo que no se sabe ”todavía si el atentado es contra el empresario o contra Facundo. Todavía es factor de investigación”.

El cadáver de Cabral se encontraba hasta esta tarde en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses, en donde era sometido a la autopsia.

Por otra parte, la Policía Nacional Civil informó que se localizó una camioneta particular abandonada en San Jorge Muxbal, en donde se encontraron varios chalecos antibalas y cartuchos para fusil AK47, que pudo haber sido utilizado por los asesinos del cantante.

También se presentó en El Trébol el embajador de Estados Unidos, Stephen G. McFarland, quien dijo que su país y la comunidad internacional estaría dispuestos a apoyar las investigaciones si lo solicita Guatemala, pero apeló a la iniciativa del país centroamericano para erradicar la violencia que la azota.

”Todos quieren seguridad, pero no todos quieren participar.

Todos quieren justicia pero no quieren pagar”, declaró McFarland a metros de donde fue asesinado Cabral, y alertó que ”no hay seguridad si no hay reforma policial, no puede acabar la impunidad si no hay recursos”.

El Gobierno de Guatemala lamentó el hecho de violencia y se mostró indignado por el hecho, a través de un comunicado: ”Como país nos sentimos consternados por el ataque de gente cobarde contra quienes perdurarán en el recuerdo cantándole a la vida, la alegría y el amor”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here