Decenas de miles de personas se congregaron en la histórica plaza desde el mediodía cuando se empezaron a escuchar los primeros acordes de los músicos invitados, y a pesar de la inestabilidad climática que amenazaba con una tarde lluviosa.

 

Las primeras horas del festival estuvieron matizadas por los miles de vasos del tradicional chocolate caliente que el Ejército Argentino repartió en diferentes puntos ubicados en las esquinas adyacentes a la Plaza de Mayo.

 

En un clima de marcada preponderancia familiar, no faltaron los puestos de venta de los tradicionales pastelitos, el locro, las empanadas y las garrapiñadas; además de globos, escarapelas y gorros celestes y blancos, el color preponderante en la tarde festiva.

 

El imponente escenario ocupó toda la cuadra de la calle Balcarce entre Rivadavia e Yrigoyen, delante de la Casa Rosada, para permitir que la totalidad de la Plaza de Mayo pudiera ser ocupada por el público asistente.

 

Además, para posibilitar que todos pudieran seguir los números musicales se instalaron seis pantallas gigantes en los costados de la Plaza.

 

El festival musical se inauguró con un homenaje a la poetisa, dramaturga y compositora María Elena Walsh -fallecida hace cuatro meses- consistente en la proyección de un video sobre su inmensa y profunda obra.

 

En la misma línea se presentaron luego el animador infantil Pipo Pescador y el Sapo Pepe, que hicieron participar activamente a los más chicos de los festejos por el aniversario de la Revolución de 1810.

 

Luego cantaron Isabel de Sebastián, Mavi Díaz, Leo García, Fenna Della Maggiora y los marpletenses Súper Ratones, que recordaron que conocieron a Néstor Kirchner en ese mismo escenario durante los actos de mayo del 2004.

 

Entre las presentaciones de cada uno de estos artistas, que ofrecieron entre tres y cuatro temas, se proyectaban en las pantallas imágenes sobre la historia argentina desde 1810 hasta la actualidad.

 

Uno de los videos más emotivos, que se llevó los aplausos más masivos de la tarde, fue el que mostró al ex presidente Néstor Kirchner anunciando el pago de la deuda al Fondo Monetario Internacional, realizado en diciembre de 2005 y que permitió definitivamente que ese organismo internacional dejara de inmiscuirse en las políticas económicas locales.

 

Promediando los festejos, actuaron la murga uruguaya Falta y Resto y el dúo argentino Tonolec, que abreva en el canto étnico toba.

 

La agrupación liderada por el letrista Raúl Castro marcó uno de los puntos altos de la jornada artística al complacer al público con su canto atravesado por la ironía, la picaresca y las lecturas de la realidad sociopolítica.

 

En uno de los pasajes más emotivos, Falta y Resto interpretó ”Con un mismo corazón”, donde interpeló a los presentes con una poesía que aseguró ”Hasta el día que se sepa/ seguiremos reclamando/ argentinos y uruguayos/con un mismo corazón”.

 

Para el cierre de la jornada se programó la actuación de Los Pericos y las presencias en el escenario de La Mosca, Víctor Heredia y Soledad.

 

En el final, la Orquesta Juan de Dios Filiberto, el Coro Nacional de Jóvenes, el Coro Polifónico de Ciegos, el Coro Nacional de Niños y la Fanfarria Alto Perú, interpretan el Himno Nacional Argentino, en su versión completa, sumando a un total de 270 personas sobre el escenario.

 

Telam

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here