La Cámara de Apelaciones resolvió de forma unánime desechar la carátula con que la fiscal Andrea Rossi imputó a Julieta Silva después de la muerte de Genaro Fortunato. Ahora la fiscal tendrá que cambiar la acusación que deberá debatirse entre el homicidio culposo y el dolo eventual.

Además el tribunal, si bien confirmó la prisión preventiva, modificó también el régimen de detención y desde hoy Silva cumplirá arresto domiciliario en la vivienda de su padre

LEÉR MÁS  Reclamo en la sede del IPV por demoras en la entrega de un barrio

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here