Hace tres meses, Hugo Fiorentini decidió alquilar su departamento en el centro de Mar del Plata. En lugar de hacerlo de forma tradicional, optó por alquilarlo temporalmente. Lo hizo a través de Airbnb, la plataforma online de alquileres temporarios más reconocida a nivel mundial. Motivado por su buena experiencia como huésped usando este medio en sus últimos viajes al exterior, este ingeniero de 51 años le tomó un par de fotos a su espacio amoblado de dos ambientes y las subió al sitio web.
”A mediados de noviembre me anoté, publiqué el anuncio y en tres días ya tenía al primer huésped en el departamento”, cuenta Fiorentini, sorprendido por la rapidez y la eficacia. ”En la plataforma influyen mucho los comentarios positivos que dejan los huéspedes sobre el anuncio. Y como yo era nuevo y no tenía comentarios de nadie, pensé que me iba a llevar más tiempo alquilarlo”, comenta el anfitrión, y asegura que durante este lapso su inmueble ha tenido un 90% de ocupación.
Según Airbnb, durante el último año aumentó 139% el número de argentinos que usaron esta plataforma al momento de viajar, tanto dentro como fuera del país. Así lo confirmaron a LA NACION fuentes de esta compañía estadounidense. Un comportamiento similar tuvieron los extranjeros al arribar al país durante este período. La empresa registró un incremento de 95% de visitantes del exterior que acudieron a este método alternativo para alojarse temporalmente en la Argentina.
”No creo que los huéspedes elijan esta modalidad sólo por el precio sino porque va a estar en contacto con el anfitrión. Es una experiencia muy diferente a alojarse en un hotel”, comenta Fabiana Orellana, una analista de proyectos que alquila un monoambiente en Buenos Aires a través de Airbnb desde hace cinco años. Actualmente, su inmueble, ubicado en Recoleta, tiene un promedio anual de 86% de ocupación y su publicación es vista alrededor de 30 veces por día.
”Ya después de tres años de hacerlo, para mí es un negocio. Si se alquila bien, podés ganar más que con un alquiler normal, aunque me toca trabajar más”, dice Martina, que a través de esta plataforma ofrece sus dos departamentos de dos ambientes en Buenos Aires. Para empezar, probó con uno de sus departamentos y en pocos días tuvo la primera reserva. ”El segundo departamento, que estaba alquilado de forma tradicional, decidí ponerlo por Airbnb porque vi que me fue muy bien con el primero”, asegura, y estima que el promedio de ocupación anual es de 75% en sus inmuebles.
De la mano con la demanda, aumentó la oferta. Según indicó Airbnb a LA NACION, el último año creció 66% la oferta de casas, departamentos y habitaciones para alquilar en la Argentina a través de este medio. El incremento de uso de la aplicación produjo una reducción de precios de alquileres, según se observa en la comparación de valores, y lo perciben los anfitriones con extensa experiencia en esta plataforma. ”Esto ha afectado la actividad”, se quejan algunos.
Actualmente, en barrios porteños frecuentados por los turistas, como Palermo y Recoleta, un departamento, dependiendo de sus características, oscila generalmente entre $500 y $1500 por noche. En tanto, San Telmo y Monserrat tienen un espectro un poco más amplio, desde $350 por noche en adelante, aunque en promedio el rango de precios es similar.
Nuevos huéspedes y destinos
La crisis en Brasil y la liberación del cepo cambiario en la Argentina generó cambios, especialmente en el origen de los huéspedes. ”Anteriormente, la ocupación de mi departamento era de 99%. A partir de la devaluación de Brasil, dejaron de llegar. Eso se sintió inmediatamente”, comenta Orellana. Lo mismo percibió Martina: ”Antes eran todos brasileños los que reservaban. Yo estaba todo el día hablando en portugués. Luego, con la crisis de ellos, no vinieron más”, dice la anfitriona, quien luego notó la repentina llegada de huéspedes argentinos.
”Cuando teníamos el cepo, el público local casi no lo usaba porque le cobraban en dólares y tenían un impuesto alto en la operación. Desde el primer día en que se liberó el cepo, tuve muchas reservas de argentinos”, asegura Martina. A partir de ese momento, la plataforma es muy frecuentada también para viajar desde la Argentina hacia el exterior. Los destinos internacionales más elegidos por los argentinos, según indica Airbnb en su registro, son Nueva York, París, Río de Janeiro, Miami y Barcelona.
Actualmente, hay más de 19 mil espacios en todo el país registrados bajo esta modalidad. La Ciudad de Buenos Aires, que es la más elegida por los extranjeros que visitan el país, se lleva más de dos tercios de la proporción de la oferta, con un número que supera los 12 mil lugares disponibles, repartidos entre espacios privados y compartidos. Esta cifra mantiene a Buenos Aires como la segunda ciudad con mayor número de alojamientos en América latina, después de Río de Janeiro.
LEÉR MÁS  Pronóstico para el finde: luego del calor, baja la temperatura

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here