Hace unos días escuché la historia de una mujer que inició el progreso de su familia, tomando como una de sus primeras medidas, ahorrar en una alcancía. Con su esposo establecieron metas para el dinero que iban juntando, hoy tras 23 años que empezaron con aquellos ahorros se han comprado su casa y auto. Aún siguen ahorrando dinero para nuevos propósitos.

El éxito de ambos radicó en destinar parte de sus ingresos a un ahorro fijo mensual, esto sumado a la paciencia y fuerza de voluntad para gastar en lo importante, fueron claves para llegar a lograr sus metas finales de la vivienda y vehículo propios. Ella se declara una mujer feliz con lo que tiene, esa alegría se nota en su rostro cuando cuenta su historia.

Yo me hago la pregunta ¿Será que ahorrar es uno de los tantos caminos para llegar a la felicidad? O replanteando la pregunta ¿Será que el ahorro y la felicidad van de la mano siempre?

Buscando respuestas en la red sólo encontré una frase de la web InvertirEnBienes.com que me gustó: ”Si tenemos capacidad de ahorro, el grado de estrés y de preocupaciones de nuestra vida disminuye considerablemente y por tanto no es que el ahorro nos haga más felices pero sí afecta directamente en que nuestra felicidad no disminuya”.

Seguí mi investigación en medios de prensa escritos y me di con historias de mujeres emprendedoras, todas ellas aficionadas al ahorro y con una sonrisa a flor de labios. Para conseguir resultados en la consecución de metas empresariales y financieras, ellas tienen unos tips en particular, los cuales paso a resumir:

  • Estar bien decidido y tener una visión clara de lo que se quiere lograr. Es esencial ser muy específico.
  • Paciencia y perseverancia. Pueden asaltarnos las dudas pero hay que tener fuerza de voluntad para seguir adelante.
  • Pasión por llegar a concretar las metas
  • A los problemas que surjan en el camino, su solución. No concentrarse tanto en el problema, sino en cómo resolverlo de la mejor manera.
  • Llevar una agenda ordenada de lo que se va hacer mensualmente.
  • Adaptarse a la realidad constantemente.
  • Si otros lo hicieron ¿Por qué yo no?

De todas las ideas antes expuestas, sólo me queda motivarlos al ahorro. La cuestión es empezar, hoy puede ser el día. Quien sabe en un tiempo, contemos nuestra historia a futuras generaciones ansiosas por conocer cómo manejar sus finanzas personales.

¿Qué piensas sobre este tema? ¿Te es fácil ahorrar y gastar adecuadamente? Comparte con nosotros tus historias personales en torno al ahorro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here