Ya no aceptan policías sin el secundario completo y excedidos en edad porque se terminaron las excepciones y el Gobierno decidió no renovarlas. El Instituto Universitario de Seguridad Pública ya no inscribe a aspirantes no hayan cumplido los requisitos establecidos en la ley y se termina así un proceso de casi 8 años. La nueva dirección dejará de lado la búsqueda de “cantidad”, para concentrarse en formar cadetes con aptitudes académicas.

En consonancia con las políticas de seguridad planteadas por la nueva dirección de la Policía, el instituto a cargo de la formación de los cadetes dará un giro de 180º a lo que se venía realizando hasta ahora, priorizando la capacidad intelectual y la vocación por encima de la cantidad. Si bien se aplicará el mismo plan de estudios vigente hasta el momento, la metodología de enseñanza será la de trabajar de manera integral, con grupos reducidos pero mejor preparados.

El actual director del IUSP, Alejandro Antón, explicó a DiarioVox: “La necesidad de avanzar en un modelo de policía como un servidor público capacitado para enfrentar los problemas de nuestra sociedad”. “Para eso nos centraremos en que tanto los auxiliares como los alumnos de la tecnicatura cuenten con las herramientas indispensables en comunicación, formación legal y entrenamiento físico, que lo habilite para reaccionar a todo tipo de situaciones”, agregó.

    Impartirán clases con herramientas de estudio y técnicas

Otra cualidad que buscarán de los nuevos cadetes es su capacidad para el estudio. Para eso, se impartirán clases con herramientas de estudio y técnicas que favorezcan el desarrollo de su intelectualidad. “Para ser policía no alcanza con tener buen estado físico sino también estar capacitado y actualizado”, comentó.

Como adelantó el jefe de Policías, Roberto Munives, la idea de la nueva gestión del instituto universitario es “formar profesionales con la capacidad de aprender e ir creciendo dentro de una extensa carrera policial”. “Es fundamental que posean la capacidad y el deseo de aprender nuevas cosas, ya que la Policía tiene muchas especialidades que cubrir”, dijo Antón.

También existirá una promoción de la mejora de las condiciones de estudio y residencia de los cadetes. En los últimos años, se les había quitado el comedor y debían recurrir a bufés de los alrededores o traer sus propias viandas. “Ahora queremos que puedan comer en el instituto e incluso contar con un gabinete personal, donde coloquen sus pertenencias sin la necesidad de andar cargados de un lado al otro”, anticipó el director.

    ”No podemos seguir capacitando sin responder a una planificación”

El cupo será otro punto crucial en la determinación de las nuevas fuerzas. “No podemos seguir capacitando sin responder a una planificación de las necesidades del sistema de seguridad provincial”. Por eso, “el trabajo de relación directa con el Ministerio de Seguridad permitirá ofrecer camadas que se adapten a las necesidades de personal demandado”. Lo que se relaciona de manera directa con los más de 500 cadetes egresados durante 2014, que aún no reciben su nombramiento por el nuevo gobierno de Alfredo Cornejo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here