Vaquié es volver al 2001

Enrique Vaquié, Licenciado en Economía carga en su curriculum haber sido el máximo responsable de administrar las cuentas provinciales allá por el 2001 como ministro de economía del Gobernador Iglesias. Las previsiones para Mendoza eran auspiciosas según él.

A pesar de la crisis de convertibilidad que traspasaba en país afectando a la mayoría de los argentinos el funcionario sostuvo siempre que las cuentas públicas provinciales presentaban muy buena salud y prolijidad en cuanto a sus montos y destinos. Él al igual que sus pares tanto en ámbito local y nacional, creía que la economía mendocina estaba llamada a crecer en el 2001.

Vaquié en la actualidad es una pieza clave del gobierno de Alfredo Cornejo y según el radicalismo un probable sucesor, ya que en nuestra provincia no está permitida la reelección. El ex diputado es el ministro de tres áreas de gestión fundamentales: Economía, Infraestructura y Energía, además de tener la comprometida tarea de dirigir YPF en Mendoza. O sea, el núcleo duro completo de una provincia que Cornejo recibe con un déficit importante.

Presencia en el Senado

Desde el año 2011, hasta la victoria del Radicalismo en Mendoza de la Mano de Alfredo Cornejo, quién lo adoptó como hombre de confianza para la nueva gestión provincial, el mendocino ocupaba una banca en el Congreso de la Nación como diputado de la Unión Cívica Radical.

Según él su tarea legislativa siempre estuvo abocada a las leyes que regulan la producción en el sector agrícola y el sector energético regional. Refiriéndose al ámbito nacional, Vaquié siempre sostuvo que se ha interesado en el funcionamiento de los organismos de control y el impacto de los impuestos y el gasto público en la vida cotidiana.

Vaquié, Cornejo y la minería

“La minería será una prioridad”, le dijo Cornejo a Vaquié. El mensaje es simple, es imperioso reactivar dos emprendimientos icónicos: San Jorge y Potasio-Río Colorado. De allí podrían salir los recursos en regalías para equilibrar el presupuesto mendocino. El problema es que la Corte de Justicia de Mendoza declaró constitucional la ley antiminera (ley provincial 7.722), por lo que San Jorge no podrá desarrollarse en su totalidad en suelo mendocino.

Sin embargo los accionistas del proyecto, los grupos rusos Solwy y Aterra Capital, tienen un Plan B que Vaquié ya conoce en detalles y empezó a sacar cuentas sobre cuánto dinero en regalías le ingresará a Mendoza pese a que sólo la extracción será en suelo mendocino. La elaboración se hará en San Juan.

La minería en números para el gobierno

La mina San Jorge, produce cobre y oro y está ubicada en Uspallada, a casi 150 kilómetros al noroeste de la ciudad de Mendoza. Se trata de un proyecto metalífero, que al cien por ciento de su potencial podría abastecer por completo el consumo de cobre del país, que hoy debe importar en su totalidad. La inversión a realizar es de unos 400 millones de dólares.

Respecto a Potasio-Río Colorado, Vaquié ha sido contundente: “Hay que reactivarlo”. Se trata de la megamina de potasio que abandonó la brasileña Vale en el 2013 y que hoy no es más que una esperanza para el nuevo gobierno. Con la búsqueda de inversores y ofreciendo beneficios, Vaquié espera terminar los trabajos que necesita el desarrollo para ponerlo en marcha.

Se trata además de un proyecto que engancha perfecto en la idea de Mauricio Macri, que quiere explotar al máximo posible la minería, una fuente rápida de ingreso de divisas vía retenciones, como explicó durante una visita a San Juan. Macri y Vaquié deberán entonces encontrarle la vuelta a la ley antiminera, que paradójicamente propuso e impulsó unos de sus aliados, el ex vicepresidente Julio Cobos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here