En medio de la polémica por el estado del zoológico y la posibilidad del traslado de varios de sus animales, la nueva gestión propuso un periodo de análisis de 100 días en el que se evaluarán las condiciones de seguridad e infraestructura del recinto. Al frente de esta iniciativa está Mariana Caram, ambientalista y efusiva defensora de los derechos de animales y plantas.

Como primera reforma y de suma urgencia, Caram destacó que hay que mejorar la infraestructura del recinto. “Hay que recuperar la infraestructura que está en estado muy crítico por tantos años de desinversión. Hay que resolver el tema del suministro de agua, varios recintos que hay que mejorar, resolver el tema del arbolado, ya que hay muchos árboles secos que pueden llegar a ser peligrosos”, indicó la especialista a Diario Vox.

LEÉR MÁS  Muerte de Leonela: imputarán a la intendente de Santa Rosa

Por otra parte, también como medida primordial, apostó a la seguridad de los trabajadores. “Estamos analizando la protección de los trabajadores, para que tengan equipamientos y medidas, instalaciones adecuadas en la parte de higiene y seguridad”. En cuanto al peligro que pueda significar la infraestructura del zoológico para los trabajadores y animales, aseguró que se está evaluando por estos días. “Hacer un diagnóstico es nuestro trabajo de estos primeros tres meses. Una vez que contemos con el diagnóstico general, convocaremos a expertos de todas las áreas y ellos nos van a decir los puntos más críticos. Esa es sobre todo la idea”.

Luego de esta etapa de análisis y diagnóstico, el objetivo de la nueva gestión es avanzar sobre el Ecoparque. “El Ecoparque es un proyecto que tiene que aprobar la Legislatura, espero que pronto se realice. Y así se completarán una serie de actividades que van a encaminar esta institución a un nuevo paradigma. Una relación más armónica con la naturaleza, no el cautiverio por la exposición misma, por entretenimiento”, manifestó Caram.

LEÉR MÁS  Una mujer caminaba a la vera de la ruta y murió atropellada por un camión

El proyecto tiene a su vez como eje fundamental no incorporar más animales al recinto, control estricto de la natalidad y la posibilidad de traslado de algunos animales a santuarios. “La idea del proyecto es que no ingrese ningún animal exótico más, queremos darles prioridad a los nativos. Aquellos que ingresen será porque vienen por programas de conservación o incautados del tráfico ilegal. Es decir, el animal ya no va a ser un objeto de entretenimiento si no que vamos a estar al servicio de ellos”, señaló la especialista.

LEÉR MÁS  Cayó en Guaymallén el sujeto que apuñalaba prostitutas

La idea es bajar gradualmente la cantidad de animales en el predio y cambiar el foco de ese lugar hacia el paseo en sí mismo. “Los senderos son bonitos, recuperar la flora y generar nuevas actividades para que la gente pueda interactuar. Por ejemplo, aprender a hacer una huerta orgánica, conocer energías renovables, introducir tecnologías virtuales y un cine de 360, actividades que les resulten atractivas a la población, y que puedan ir varias veces al año”, concluyó la responsable del periodo de análisis.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here