Se trata de Juan Mussa, un conocido docente y escritor de Malargüe, quien lucha desde principio de año para que habiliten el colegio del cual es director y fundador. La DGE informó que la institución “nunca estuvo incorporada a la enseñanza oficial”.

Juan Mussa es un conocido docente y escritor de Malargüe. Allá por 2013 comenzó con un proyecto educativo que a principios de 2016 vería realizado: la Escuela Diamantina, de la que es fundador y director, fue reconocida por la DGE y dictó su primer ciclo lectivo.

El establecimiento, ubicado en calle Llancanelo al 830 del departamento sureño, abrió el año pasado sólo para Nivel Inicial, es decir, salas para niños de 4 y 5 años de edad. Sin embargo, a principio de 2017, la cartera que comanda Jaime Correas lo notificó respecto a que le revocaba la autorización para el funcionamiento como espacio educativo por incumplir ciertas normas.

LEÉR MÁS  600 casos de mujeres en situación de violencia

Como modo de protesta, el hombre se encadenó frente a la municipalidad de Malargüe, desde donde le informaron que la decisión correspondía a la DGE. Debido a ello, Mussa repitió la medida de fuerza este jueves, pero en la Legislatura provincial, donde llamó la atención de los transeúntes.

Según denuncia, entre el Gobierno y la comuna “se pasan pelota”, ya que en febrero de 2016 la escuela fue habilitada por el municipio, pero en 2017 le informaron que no cumplía con los requisitos mínimos. Asimismo, afirma haber efectuado todas las reformas exigidas por el organismo, pero aun así no logró revertir la resolución.

LEÉR MÁS  Por irregularidades en su gestión, multan al ex intendente de Santa Rosa

“Lo único que reconozco es que no levantamos el techo de un garaje, entonces como no tenía tiempo para desarmarlo lo anulamos, y trabajamos con un aula grande, tres chiquitas y dos cursos: uno de 4 y otro de 5 años, para no cerrar la escuela”, señaló en diálogo con Malargüe a Diario a principio de año.

Por su parte, en un comunicado de la Dirección de Educación Privada, se informó que la institución “nunca estuvo incorporada a la enseñanza oficial”, y que no cuenta “con las condiciones de infraestructura, seguridad y sanidad para el buen desarrollo de los niños”.

LEÉR MÁS  Le robaron el perro a una proteccionista y se lo devolvieron muerto

“En las instalaciones, que nunca estuvieron habilitadas, funcionaban las salas de 4 y 5 años con una matrícula de 56 alumnos. En conjunto con la dirección de Nivel Inicial y en común acuerdo con los padres, se reubicaron estos alumnos y además la DGE creó los cargos necesarios para que otras escuelas puedan recibirlos, especificaron desde ese organismo.

Además, señalan que “se registraron irregularidades administrativas, como la falta de directores y maestros por haber renunciado por falta de pago”.

Foto: Malargüe a Diario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here