A partir de este año las multas por cazar animales silvestres aumentaron sus montos, dividiéndose en leves, graves, y muy graves, según lo publicado ayer en el boletín oficial. Daniel Gómez, director de Recursos Naturales Renovables (DRNR), explicó que la división en las sanciones hace referencia a la cantidad de ejemplares de una misma especie que pueda haber cazado la persona y también si el infractor es reincidente o no.

“Antes, si se encontraba a un cazador con un ejemplar o más era la misma multa”, aclaró Gómez, conforme con el avance en el aumento de las sanciones. “Actualmente las especies más buscadas son el puma, guanaco, zorro, choique y quirquinchos”, añadió, cuyas multas van desde los $3.500 hasta $100.000. “Hay especies de aves que están en grave peligro como el cóndor, el águila coronada, el chimango o el siete cuchillos”, agregó. En estos casos las penas son más elevadas. Por un ejemplar de cóndor que se haya cazado se deberá pagar $16.000 y por un águila coronada o por un caiquén $15.000. En el caso de reincidir, o encontrar más animales de estas especies, el monto a pagar puede ascender a $80.000 y $100.000.

LEÉR MÁS  Vuelco fatal en Alvear: una joven de 21 años fallecida

En cuanto a los operativos, las zonas de control a través de guardaparques están el Sur, Valle de Uco, Uspallata, Lavalle, Santa Rosa y La Paz, siendo éstas las principales regiones afectadas por la caza furtiva. Allí el control es vehicular y a campo abierto se pide la documentación pertinente, y en el caso de registrarse alguna infracción se procede a elaborar un acto. Pero en muchos casos, los infractores se vuelven agresivos y no hay manera de controlarlos. “Hemos recibido golpes de puño, amenazas, y otras agresiones por parte de los cazadores que encontramos en infracción, estamos desprotegidos”, aseguró, preocupado,  Luis Arias, encargado de la zona de Valle de Uco.

LEÉR MÁS  Cayó un avión en Rivadavia

Además, según comentó el director de Recursos Naturales Renovables, esta provincia presenta una particularidad: “Lo que ocurre es que Mendoza es una vía de paso a Chile, por lo tanto secuestramos muchas especies que vienen del norte o del sur, algunas pieles y otros animales que no son autóctonos”. En estos casos, lo que se hace es retirar el ejemplar, analizar si la persona es reincidente, pedirle la documentación personal y del vehículo, verificar si tiene armas y pedir las habilitaciones correspondientes. Si la persona no lleva consigo la habilitación del arma y de caza, se inicia una acción judicial.

A pesar de publicarse en el boletín oficial, el personal de guardaparques, quienes se encuentran en zonas rurales, alejadas, no ha recibido notificación acerca de los cambios en las multas. “No estaba al tanto de la división de las multas, hay un grave problema de comunicación con la Dirección”, denunció el coordinador del Valle de Uco.

LEÉR MÁS  Luján propone un uso a las zonas de Agrelo a rematar

Competencia por la fauna

De acuerdo a lo comentado con Daniel Gómez, en Mendoza existe un problema en las zonas ganaderas por la presencia de zorros y pumas. Estos animales se pelean entre sí por el ganado, produciendo graves bajas de chivos y cabras. Los puesteros han realizado las denuncias pertinentes pero el conflicto continúa. Desde la Dirección aseguran que “estamos trabajando con municipios para proteger la fauna de ambos lados”.

Por Sofía Fernández para DiarioVox

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here