“Hay muchos aspirantes que no han tirado ni una bala”, soltó el jefe de la Cámara de Diputados, Néstor Parés (UCR), hace una semana en Legislatura. Fue durante la presentación del ingreso de dos proyectos de Ley de Seguridad: la adhesión a la emergencia nacional y una medida homóloga para la Provincia, y una súper modificación a la ley 6722, que regula la carrera policial.

Parés se refería a los 544 egresados del Instituto Provincial de Seguridad Pública (IUSP) que se han preparado durante diez meses del 2015 para formar parte de la Policía mendocina como auxiliares pero que les falta un detalle para obtener el certificado habilitante: no saben tirar.

“No puedo sacar auxiliares sin que se encuentren bien instruidos en tiro. Tienen que saber tirar para no hacer daño a ningún ciudadano y tampoco a sí mismos”, aseveró el jefe de Policía, Roberto Munives. El problema está en vías de solucionarse, según el funcinario, porque ya se han comprado los proyectiles suficientes para que los ingresantes practiquen.

No más sino mejores

Munives sostuvo que “no se necesitan más sino mejores policías, que se muestren cercanos a la gente”. El punto es que desde fines del año pasado, el IUSP tiene trabado el egreso de estos nuevos auxiliares, por lo que no ha habido reemplazo de los que han cesado su actividad de custodia de la seguridad pública.

Para mejorar su formación y para estimular el estudio y la preparación es que será enviado el proyecto de modificación de la 6722. Esta incluye la incorporación de nuevos grados de jerarquía entre los auxiliares (los últimos en la cadena de mando).  Para ascender, y si se desea seguir la carrera como oficiales, hace falta preparación y estudio. “No queremos una policía sin vocación. Queremos gente instruida y esto mejorará la paga”, manifestó el jefe.

Es cierto que si bien 9500 efectivos en Mendoza no es un mal número, estas 544 personas podrían descomprimir las tareas que tienen los policías que muchas veces están colapsados.
 
Antón al Instituto

El titular de la cátedra de Defensa Personal del IUSP y asesor en seguridad, Alejandro Antón, será el nuevo director de la institución. Antón ha escrito diversos libros. El último, presentado hace un año, se titula ”Puedes dejar de ser una víctima” y versa sobre la capacidad de las personas de detectar conductas sospechosas en un posible agresor, o bien, una vez presentada la situación, saber cómo salir de ella.

Con su presencia en la dirección del IUSP, se encargará de modificar el plan de estudios, de intensificar las exigencias, para que la Policía que egrese sea de excelencia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here